web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Fecha de publicación:  09/02/2012
Carl de Souza

El fotógrafo de AFP Carl de Souza se toma un respiro en su quehacer habitual para un pequeño trabajo sobre las arduas condiciones en una planta pakistaní de laminación de acero.
Fuente: Nikon Pro
Carl de Souza 1
Si pone el nombre de Carl de Souza en la búsqueda de imágenes de Google obtendrá una amplia variedad de resultados, desde deportes a política, pasando por conflictos armados y ocio. No es de extrañar en un fotógrafo de prensa, pero si mira con más atención, encontrará un hilo conductor.

“La gente, eso es lo que me interesa de verdad”, nos explica. “Ya desde temprana edad, recuerdo que en el National Geographic observaba las fotos de la gente, de su cultura y de donde vivían. Eran fotos increíbles que me entusiasmaban. Pronto me di cuenta de que ese era el tipo de fotografía que quería hacer”.

Carl nació en Suecia, pero siendo muy joven se trasladó al Reino Unido donde ha pasado la mayor parte de su vida. Sus aspiraciones de llegar a ser fotógrafo de prensa no fueron nada fáciles de cumplir. En su colegio de Effingham no disponían de instalaciones para la fotografía y por las tardes, Carl asistía a clases para adultos para aprender las bases técnicas del oficio, antes de acceder directamente a la universidad de Sheffield para cursar estudios de fotoperiodismo en un centro de reconocido prestigio (National Council for the Training of Journalists).

Al finalizar sus estudios, Carl se trasladó a Bristol donde consiguió un trabajo en prácticas para South West News. Fue allí donde dio a conocer su habilidad para capturar a la gente en el momento y lugar adecuados. En palabras del propio Carl: “Fue durante la crisis del petróleo del año 2000. Había manifestaciones y barricadas porque la gasolina había subido hasta los 80 peniques el litro, algo increíble teniendo en cuenta el precio actual. Fotografié a una enfermera repostando en una gasolinera y fue portada de diversas publicaciones. Y aunque en South West News no hacían falta más fotógrafos, me ofrecieron empleo. Fue a partir de ahí donde empecé de verdad”.
 
Carl de Souza 2
Durante aquellas interminables jornadas de duro trabajo en Bristol, Carl entabló relaciones con muchas agencias radicadas en Londres y consiguió algunos turnos de trabajo con AFP para los días que tenía libres en South West News. “Entonces, aunque aún era muy joven, ya había puesto mi atención en AFP, y a pesar de que todavía no eran tan famosos como ahora, tenía la sensación de que su estilo era muy diferente al de otras agencias y eso me parecía realmente interesante. Eran la única agencia con la que me moría de ganas de trabajar”.

Dos años más tarde, Carl se trasladó a Londres y trabajó como freelance habitual para AFP y para los diarios británicos The Guardian y The Times. En 2006, pasó a formar parte de la plantilla de AFP, cumpliendo así sus aspiraciones de ser fotógrafo de prensa. Gracias a su trabajo, en los cinco últimos años Carl ha viajado por todo el mundo cubriendo noticias y eventos, desde el desafortunado regreso de Benazir Bhutto a Pakistán, a la Semana de la Moda de Londres, pasando por la final del Mundial de Sudáfrica. Las imágenes que aquí se muestran, fueron captadas en la planta Ittehad de laminación de acero en Islamabad (Pakistán), como parte de un encargo libre de AFP.

“Es realmente asombroso”, afirma Carl, “AFP coordina una especie de programa que consiste en unas prácticas en la oficina de Pakistán, donde cada tres meses viaja un fotógrafo y pasa un tiempo trabajando en lo que quiera. Es una oportunidad magnífica y me preguntaron si quería hacerlo. Mientras estaba allí, se me ocurrieron muchos temas que quería tratar y la planta de laminación era uno de ellos”.

“Quería dar a conocer el trabajo diario de esta gente, lo que hacen y en qué condiciones. En un principio me costó encontrar una planta de este tipo. Busqué en la guía telefónica, en Internet y hablé con muchos que se negaron a recibirme, otros se mostraban recelosos porque no acababan de entender cuáles eran mis pretensiones.
Carl de Souza 3
Por último, pedí ayuda al fantástico equipo de profesionales del periodismo de nuestra oficina en Islamabad y un periodista me dio una tarjeta de la planta en la que hice este trabajo.

Fui a otras plantas de laminación de la zona pero ninguna tenía la atmósfera de este lugar (lo que aporta carácter a alguna de las imágenes es la luz que se colaba por el tejado y cosas por el estilo), las otras plantas no eran tan interesantes como esta, así que tuve la suerte de poder entrar, al menos en un principio, en un lugar así. Las imágenes muestran a trabajadores manejando largas barras de acero al rojo vivo, guiándolas desde las máquinas para colocarlas sobre el suelo de la fábrica.

Cuando se enfrían, las barras se parten en medidas más cortas para ser utilizadas en la construcción. Al día siguiente, tras una jornada completa haciendo fotos, a Carl le dijeron que los jefes se sentían un poco incómodos con su presencia. Como en Pakistán las normas de salud y seguridad no son tan estrictas como en otros países, tal vez pensaron que fue allí para denunciar esa situación. No obstante, el modo en que le permitieron trabajar fue muy reconfortante para Carl.

“Fue genial porque en el Reino Unido nos cuidan demasiado. Como fotógrafo, hay ocasiones en las que tienes que meterte en determinadas situaciones, no me refiero solo a situaciones peligrosas, pero tienes que valorar si merece la pena correr riesgos para conseguir resultados, y en mi opinión, las medidas de salud y seguridad te hacen perder gran parte de eso.

Para mí, resulta frustrante que siempre tengamos que estar pidiendo permisos para todo. Creo que es un gran inconveniente para el fotógrafo porque se pierde espontaneidad. Algo así pasó en la planta de laminación y de repente se mostraron más cautelosos. Cuando me presenté allí, mi intención no era la de denunciar sus escasas medidas de seguridad, ni siquiera ponerlas de manifiesto. Como agencia, tratamos de permanecer tan neutrales como nos sea posible. Ver las imágenes y sacar sus propias conclusiones lo dejamos en manos del público”.
Carl de Souza 4
Las condiciones de la fábrica eran realmente duras. Con unas temperaturas tan altas, es fácil perder la concentración, por eso los operarios solo pueden trabajar en turnos de una hora a la que sigue un descanso para refrescarse, ducharse o tomar algo. Los trabajadores están muy cerca del “espagueti fundido” y utilizan tenazas y botas muy pesadas para mover el acero. Viendo las imágenes, puede parecer que la planta era un lugar inseguro, pero según Carl, los operarios eran realmente habilidosos en su trabajo y muy conscientes de lo que pasaba a su alrededor, “No les quedaba más remedio, creo”. El humo y las altas temperaturas conformaban una situación penosa para los trabajadores y un reto para el fotógrafo.

“Confiaba plena y absolutamente en mi equipo”, asegura Carl. “No utilicé el flash en ningún momento. Toda la luz que aparece en las fotos procedía de las claraboyas o se reflejaba en el suelo, y eso es lo que más me impresionó de la D3S: su increíble capacidad para mantener la calidad y el detalle con índices ISO elevados. Estaba totalmente convencido de que si entraba allí con el objetivo adecuado y la D3S, conseguiría lo que andaba buscando”.


Si desea ver más cosas sobre el trabajo de Carl, entre en www.afp.com
 
Sin título









Para suscribirse a Nikon Pro contactar con:

nikonpro@cedarcom.co.uk o escribir a la dirección: Cedar Communications Ltd 85 Strand, Londres WC2R0DW www.cedarcom.co.uk

 
 
 
Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Lo más Nikon
Vídeos destacados
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Fotonikon
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.