Aplicamos el Tercer Grado a Czuko Williams
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Aplicamos el Tercer Grado a Czuko Williams

16

Jun2015
 
 
Fotografía Víctor Lafuente Fotografía Víctor Lafuente
Fotoperiodista freelance profesional, Czuko Williams se doctoró en Historia y durante unos años fue docente universitario. Actualmente es Contributor de las Agencias Corbis Images y Demotix, y fotógrafo cooperante de las ONG’s Médicos del Mundo o UNICEF. En 2014. Fue finalista del Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña con el proyecto “Hotel de las estrellas”. Un año antes participó con otros tres colegas en la exposición “Crisis y Contestación social”. Ha publicado sus trabajos en diarios y magazines nacionales e internacionales como The Guardian, Le Parisien, Le Figaro, Daily Mail, Il Corriere della Sera, El País o el Huffington Post, entre otros. Actualmente es miembro de la Ejecutiva de la Asociación SBP-CA y socio de su Cooperativa de Impulso empresarial desde donde se exploran nuevas perspectivas económicamente viables, éticas y comprometidas para el periodismo. Siempre en modo “ON” y “buscando”…


¿Cuánto tiempo hace que se dedica a la fotografía como profesión?

Algo más de veinte años. Empecé vendiendo imágenes fotográficas de las excavaciones arqueológicas nacionales e internacionales en las que participaba.

¿De dónde viene su vocación?

Creo que mi vocación tiene dos vertientes muy marcadas. Una claramente documentalista, nacida de una curiosidad innata, muy ligada a mi formación como historiador y a un deseo irrefrenable de saber, de profundizar en las cuestiones que me inquietan. Otra, más familiar, parte de la pasión que me trasladó mi padre por la cinematografía a través del Super8. Él me enseñó a ver el mundo fotograma a fotograma porque como la película era tan corta (3 minutos) y tan cara, me enseñó a mirar fotográficamente el entorno para componer antes de abrir el obturador (y no “desperdiciar” película)

¿Cuál es el género fotográfico al que más se ha dedicado?

Al fotoperiodismo, con una profunda querencia hacia el documentalismo. No concibo la fotografía sin preguntas o sin una historia asociada. En esencia, quizás por mi propio carácter o por mi formación, mis coberturas se han dirigido más hacia los conflictos. No hablo sólo o principalmente de los bélicos, sino toda aquella esfera de conflictividad (como dualidad y contraste) asociada de un modo u otro a la condición humana. En el fondo, como decía Kafka a Janouch “fotografiamos cosas para ahuyentarlas del espíritu”

¿Cuáles considera que son sus referencias fotográficas? ¿Quién o qué ha inspirado su forma de ver la fotografía?

Me considero un homo sapiens curiosus, totalmente eclecticista y, por tanto, gustoso de las influencias, lo que no ayuda a determinar mis referentes fotográficos. Mi primera referencia es pictórica. Velázquez, Murillo, Goya, la pintura flamenca y el “realismo” romántico de pintores como Caspar Fiedrich. Fotográficamente, si miro al pasado, no puedo dejar de señalar a los clásicos: Capa, Taro, “Chim” Seymour, Lisette Model, Baltermants, Brassäi y su “Paris de Nuit”; El “Détours” de Depardon; Koudelka y más recientemente Simon Norfolk y su “Afghanistan Zero”; McCurry, Nachtwey, Salgado, Ron Haviv, Goran Tomasevic, Tim Hetherington, Lynsey Addario o Samuel Aranda. En lo documental, me han inspirado mucho los trabajos de Donald Weber, Giles Clarke, Tino Soriano, Toshiya Watanabe, Yves Marchand o Romain Meffre. Todo ello sin desmerecer la influencia de colegas y amigos como Txema Salvans –especialmente su “the waiting game”-, Ervin Sarkisov, Kike Rincón, Daniel Ochoa, Rafa Roa o Antonio Heredia.

En un momento complejo de mi carrera me influyó mucho haber conocido a Don McCullin y la explicación cercana y honesta que me dio acerca del porqué de su alejamiento de la fotografía de conflictos debido a una especie de “vacío” o “algo oscuro” que habitaba en su interior después de tanto horror.

¿Recuerda su primera foto profesional?

Realmente no recuerdo cuál fue la primera foto que vendí. Sí recuerdo el primer reportaje fotográfico. Fue un encargo para una revista corporativa de Renault que se llamaba Rombo. Fue un encargo emocionante…con un tiempo “de perros” para llevarlo a cabo, por cierto.

¿Recuerda cuánto le pagaron por ella?

Pues no. Siempre he tenido una extraña relación con mi “yo” financiero –razón por la que tengo una representante- y me resulta extremadamente complicado recordar por cuánto he vendido una foto o cuál ha sido aquella por la que más me han pagado.

¿Cuáles son las ventajas que encuentra en la fotografía digital?

La democratización de los soportes y de la tecnología. La versatilidad, pero por encima de todo, la capacidad de independencia que te proporciona y el ahorro logístico que ello supone. Todo esto es bueno para la información, para la cobertura inmediata de los hechos, pero también para los trabajos más profundos, pausados y meditados. Un valor añadido, al menos para mí, es la capacidad cinematográfica de los nuevos equipos. A este nivel, la D800 ha sido para mí la catarsis de esa doble vocación de la que hablaba antes. Y me ha salvado muy dignamente en situaciones en las que, como documentalista, el video HD era una opción de enorme valor añadido para mi carrera profesional o para la cobertura que estaba realizando.

¿Qué echa de menos de las analógicas?

Realmente, a parte del aura mítica o romántica de lo analógico, se echan pocas cosas de menos. Es cierto que la ventaja de poder hacer coberturas de casi un millar de imágenes con una sola tarjeta ha derivado un poco en la “ligera soltura del gatillo”. Esto ha convertido un poco a la fotografía en una suerte de safari o algo así como un “lejano oeste” en donde tiene más posibilidades de supervivencia quien dispara más o más rápido. En ese sentido, sí echo en falta un poco de aquella reflexión previa a la toma de la instantánea, cuando teníamos 24 o 36 disparos y no podías volverte loco con el motor de arrastre. Pero no sería capaz de señalar si esto es un defecto o una virtud. Del tiempo que pasé en el Laboratorio de revelado de una gran imprenta nace la añoranza del rito del revelado…con sus vapores, sus tiempos y sus incertidumbres.

¿Qué pieza de su equipo valora más?

Creo en la indivisible unidad del ojo, el cuerpo y la lente. No tengo un equipo “idóneo”. Me gusta trabajar con todo mi equipo optimizando la versatilidad que me permite. A veces la velocidad y la estabilidad de mi D4 resulta insustituible; otras veces, la necesidad de tener ese factor de multiplicación con las lentes largas me decanta por el uso de mi curtida D300. Otras, la composición y el rango dinámico de la D800 son insustituibles.

¿Qué foto le gustaría hacer que todavía no haya conseguido?

Bueno…me volvería loco por realizar una cobertura en la que los grandes líderes occidentales se acercasen a pedir perdón al resto del mundo al que han extorsionado, explotado y metido en guerras tramposas y mentirosas a lo largo de varios siglos. Pero creo que aún tendré que esperar mucho, mucho tiempo para poder retratar ese instante.

¿Qué destacaría con orgullo del mundo de la fotografía?

La camaradería, cuando se da en estado puro. Pero por encima de todo, le agradezco a la fotografía el ser un vehículo inmejorable de acercamiento al ser humano. Eso lo descubrí la primera vez que me enfrenté a la necesidad de fotografiar un cadáver y a sus familiares. Seguramente, sin la distancia salvadora de la cámara, ese primer acercamiento habría sido imposible. A ese nivel, la fotografía, con su aspecto dual, es al mismo tiempo barrera salvadora e hilo de comunicación.

¿Qué le gustaría eliminar, si pudiese?

En el aspecto “técnico” el tramposo abuso del retoque y la “mejora” de las imágenes. En la parte “humana”, sin duda, el ego y la hipocresía ligada a él. Creo que en el mundo de la fotografía profesional, como en otros muchos ámbitos de la vida, el ego es una verdadera lacra que asesina la creatividad y la espontaneidad. Tampoco soy muy partidario de los “guetos” y creo que la sensación de “manada” no debería primar por encima de la educación, la colaboración, o el sentido común. El endiosamiento es el enemigo más peligroso de la fotografía y de los fotógrafos. Te hace perder la perspectiva y el marco de referencia…y eso no sólo no es bueno, sino que además es peligroso.

¿Qué tres libros de fotografía nos recomienda?

Compleja cuestión…Creo que sería incapaz de decantarme por tres únicos libros, pero para entender los entresijos de la profesión, considero de gran valor el clásico “Photojournalism: the professionals’ approach” de K. Kobré; “The Photobook: A History”, de Martin Parr y Gerry Badger, que condensa en dos volúmenes mucho del “savoir-faire” de la edición y por último, “The Contact Sheet”, compilado por Steve Crist y que es una magnífica guía para analizar esa siempre difícil cuestión del descarte y las elecciones finales de los trabajos de algunos de los mejores fotógrafos.

Nos puede decir, qué exposición fotográfica de las que ha visto más le ha impactado…

La retrospectiva “Don McCullin. Una trayectoria heroica” que se hizo en Madrid en 2007. La compilación de trabajos de Capa, Taro y “Chim” Seymour durante la Guerra Civil española en “La Maleta Mexicana”, “Not Yet. On the Reinvention of Documentary and the Critique of Modernism, 1968-1989”, donde comprendí que “hay pocas cosas nuevas bajo el sol” y la expo “Génesis”, de Salgado que me ha hecho entender que vivimos en un mundo extraño, cruel…pero también extremadamente hermoso que merece una oportunidad.

Por favor, explíquenos alguna anécdota curiosa que le haya ocurrido realizando alguno de sus trabajos.

Anécdotas curiosas, e incluso algo surrealistas, he vivido algunas. Ahora me viene a la memoria aquella que me sucedió durante la cobertura de la crisis humanitaria en las fronteras de Siria y Turquía, cuando me puse a correr junto a un refugiado sirio que trataba de saltar hacia el lado sirio de la frontera y los soldados turcos del puesto fronterizo de Karkamis nos dispararon –seguramente munición inerte-. Recuerdo que mientras corría –porque no podía parar de correr- seguía haciendo fotos pero mi mente pensaba…”No hay problema. Tiene que ser munición de fogueo, o son malos tiradores, porque si me hubiesen dado no seguiría corriendo”. Luego, cuando me detuvieron para identificarme se empeñaron –a punta de fusil de asalto- en que borrase algunas fotos y recuerdo que a la segunda foto borrada, me enfadé de tal manera que me di la vuelta y seguí andando cruzando las vías del tren pensando…”Venga, disparadme si queréis”. Fue un acto más irresponsable que heroico…pero ellos se pusieron a reír como locos. Me temblaron las piernas durante un buen rato.

¿Hacia dónde cree que camina la fotografía?

La fotografía vive su máximo esplendor gracias a la democratización de los soportes tecnológicos y de los canales de difusión. Vive tiempos de cambio, muy interesantes. También, en el caso del fotoperiodismo y el documentalismo, caminamos hacia esa misma vía de la mano de la contestación y de esa democratización del proceso creativo e informativo. Esto no es sólo bueno, sino que es muy recomendable, le pese a quien le pese. Como decía Roland Barthes, la “fotografía es subversiva cuando es pensativa” y estamos en ese proceso imparable de subversión. En cierto modo, los tiempos complejos para la humanidad se traducen, siempre, en buenos momentos para la fotografía.



Muchas gracias!


Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Sobre el autor
Logo Nikonistas (Toni)
Equipo Nikonistas
Eclético grupo de profesionales especializados en varias disciplinas, con un pasión en común por la fotografía digital y las nuevas tecnologías.
Ver más
Microsite
Serie Nikon Z
Foto de la semana
Participa Foto de la semana
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Lo más Nikon
Últimos posts Nikonistas Foro
Últimos posts
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.