web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Descarga la app
Síguenos
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Aplicamos el Tercer Grado a José Pesquero Gómez

20

Dic2016
 
 
José Pesquero José Pesquero
Los paisajes, naturaleza y fauna coparon sus primeras andaduras con las réflex, hasta que encontró una verdadera pasión en la fotografía y observación de aves. Aprender de ellas, contemplarlas a escasos metros, intimar y poder captar momentos tan especiales es para él un desafío y una experiencia siempre emocionante. Ha sido jurado en concursos internacionales de fotografía de naturaleza: Pixall Natura 2015, Memorial Félix Rodríguez De La Fuente 2016, y ha recibido premios en concursos nacionales e internacionales como FOTO NIKON 2013, 2014 y 2015, Montphoto 2014, Fotoaves de 2014 y 2015 de SEO Birdlife, Golden Turtle 2015, OASIS 2015 y Nordic Nature Photo Contest 2016


¿Cuánto tiempo hace que se dedica a la fotografía como profesión?

No es una dedicación en exclusiva a la fotografía, aunque me reporta ciertos ingresos. Fue a finales de 2009 cuando comencé a disparar con mi primera DSLR. Y algo más adelante cuando con algunos de esos disparos produje algo asimilable a ‘fotografía’.

¿De dónde viene su vocación?

En general del carácter propio. Inquieto y curioso por todo. Y la inquietud fotográfica en particular, quizá en primera instancia desde que acompañaba a un antiguo compañero japonés a revelar sus carretes y descubría con él cuanto de positivo había en cada revelado de los negativos, sobre todo de paisajes y reportajes de sus visitas turísticas. Pero fue sobre todo de la mano de mi sobrino cuando comenzó mi pasión por las aves y la fotografía de naturaleza.

¿Cuál es el género fotográfico al que más se ha dedicado?

Sin duda alguna, la fotografía de naturaleza en toda su extensión y la de aves en particular. Pese a dedicarle tiempo y disfrutar igualmente de disciplinas como el paisaje o la fotografía macro, es la avifauna la que consume mi mayor dedicación.

¿Cuáles considera que son sus referencias fotográficas? ¿Quién o qué ha inspirado su forma de ver la fotografía?

Al igual que en otros ámbitos, he sido siempre muy autodidacta. Pero tras cierto recorrido y tiempo acumulado de experimentación y experiencias, no solo es inevitable si no necesaria tanto la búsqueda de referencias con las que contrastar tu trabajo, como la de fuentes de inspiración ajenas. En este momento y no sabría decir desde cuando, veo, leo y disfruto la fotografía en una vertiente menos documentalista, purista o académica. Admiro el trabajo de Vincent Munier. Y descubro muchas sensaciones visionando imágenes de Theo Bosboom, Jonathan Lhoir, Mario Suarez, Isabel Díez o Rosa Isabel Vázquez entre otros.

¿Recuerda su primera foto profesional?

Sí. Fue una imagen de águila pescadora tomada en las islas británicas y que fue publicada en un artículo del diario online ‘Scottish Daily Mail’

¿Recuerda cuánto le pagaron por ella?

Creo recordarlo bien y fueron 50 libras esterlinas.

¿Cuál es su óptica favorita?

Sin duda alguna, el Nikon 600mm f/4

¿Qué foto le gustaría hacer que todavía no haya conseguido?

Difícil cuestión, pues vienen instantáneamente a la mente lugares, especies o momentos especiales, que nos gustaría captar a cualquier fotógrafo de naturaleza. Secuencias de pesca de salmón del gran Grizzly en Alaska, el guepardo en la sabana africana, o una pareja de combatientes con su plumaje nupcial, son todas ellas fotografías esperadas.

¿Cuánto tiempo dedica a la edición y organización de sus fotografías?

A la organización de mi archivo fotográfico mucho menos que a la edición. La organización del archivo consiste en bloques de carpetas y subcarpetas con identificación de fechas, lugares, etc., además de marcajes y etiquetas individuales de fotografías.  En cuanto al procesado, procuro cuidar con mimo la edición de todas mis fotografías, siempre partiendo desde cero para cada imagen y evitando presets o ajustes aplicados de forma automática. No comparto el tópico de que ‘la fotografía ha de salir prácticamente revelada de la cámara y todo lo más completarla con algún ajuste mínimo’. Cada imagen es un mundo y el RAW no es sino el diamante en bruto que hay que pulir con esmero y delicadeza. Lo cual no es óbice para que defienda ser contrario al abuso en la edición, o a un ‘sobreproceso’ que altere la realidad de lo captado originalmente, así como evidentemente a un uso inadecuado de la edición que transgreda los límites consabidos en la fotografía documental en general y en la de naturaleza en particular.

¿Qué destacaría con orgullo del mundo de la fotografía?

La multitud de interpretaciones, estilos y formas de entenderla. Cómo podemos mostrar o nos son presentadas diferentes visiones de una misma realidad. Hablamos de arte. Y no hay verdades absolutas. Las infinitas posibilidades de pintar con luz momentos, lugares o personajes, al capricho del fotógrafo, conlleva una riqueza brutal para expresar y transmitir con fotografía.

¿Qué le gustaría eliminar, si pudiese?

Infinidad de pequeñas cosas, pero ninguna importante o trascendente. El peso de la mochila sobre la espalda, un buffer limitado, una ramita molesta en nuestro ángulo de tiro, etc. Ni siquiera las ‘envidiejas’ o egos fotográficos me puedan parecer importantes. Pues son inherentes al ser humano. Y de no haberlos todo sería más aburrido.

¿Cuánto esfuerzo dedica a su presencia profesional en Internet?

Creo que el justo y necesario. Cierto es que internet es el medio de medios y ‘se ha de estar’ de forma eficaz, elegante y lo mejor posicionado posible. Pero al igual que con el exposímetro de nuestra cámara, es prudente vigilar el no quemarse con una sobreexposición. Bien está el difundir y compartir nuestro trabajo y conocimiento cuanto podamos. Pero siendo lo más selecto posible tanto en la calidad como en la cantidad. Procuro pues seguir estas pautas y publicar mis imágenes en no demasiados lugares, más allá del portfolio disponible en mi web personal. Dicho ello con la perspectiva de alguien para quien la fotografía no es su principal medio de vida.

¿Cuánto tiempo dedica a las redes sociales profesionalmente?

Últimamente mucho más que en tiempos pasados. Ello consecuencia por un lado de una mayor concentración de fotógrafos entorno a conocidas redes sociales, los cuales antes estaban o estábamos mas dispersos en diferentes foros fotográficos, así como por otro lado, consecuencia también de las múltiples páginas o espacios que administro directamente o indirectamente, en el desarrollo de algunos proyectos empresariales relacionados con la fotografía.

¿Qué tres libros de fotografía nos recomienda?

Tanto para noveles como experimentados:
- ‘El registro de la luz’ de Michael Freeman
- ‘Cómo se lee una fotografía: Interpretaciones de la mirada’ de Javier Marzal
- ‘ Fotografía de autor’ de José Benito Ruiz

Nos puede decir, qué exposición fotográfica de las que ha visto más le ha impactado…

Menos reciente, la exposición ‘Génesis’ que Sebastiao Salgado llevo a cabo en 2014. Y más reciente, la exposición del ‘I Memorial Félix Rodríguez De La Fuente’ exhibida recientemente también en CaixaForum en Madrid.

Por favor, explíquenos alguna anécdota curiosa que le haya ocurrido realizando alguno de sus trabajos.

Anécdotas tiene muchas que contar cualquier fotógrafo de naturaleza, pues lo inesperado o incontrolado va en ello. Pero hay una vieja anécdota que me tomé la molestia de relatar para otros buenos amigos también fotógrafos y que aquí reproduzco: "Viernes, comida con dos altos mandatarios de nuestra matriz. 8 distinguidos con corbata degustando buen peixe en un restaurante de cuyo nombre no quiero acordarme. Tenía programado salir escopetado a Plasencia nada más terminar. Pero los chupitos los sirvieron a las 16.30h. Afortunadamente la cuenta no tardó en llegar. A lo que voy, despedimos a los ilustres jefazos como manda el protocolo, en posición de firmes y mano arriba con saludo real, diciendo adiós mientras su coche sale del parking del restaurante y se aleja. Acto seguido el guardacoches que me entrega la llave del mío, saco el “petate”, me vuelvo otra vez al restaurante, entro en el baño y como Superman en dos minutos me he quitado traje y corbata y me he enfundado el traje de guerra para mi deseado encuentro con la naturaleza del fin de semana. El de vestir lo meto en la mochila todo arrugado y salgo de nuevo al parking del restaurante. El guardacoches se me queda mirando, pensando…. “de qué va este tío”…. Le digo adiós y salgo enfilado hacia tierras extremeñas a las 17,10h De camino, haciendo el repaso mental de todo el material que debía llevar, caigo en la cuenta.. “su xxx madre, que me he dejado el 17-55mm”…. Llamo al compañero que me aguarda en Plasencia y espera que llegue a la hora fijada (19h). ‘Oye, no te lo vas a creer’…blablablá…. No te preocupes me dice, tenemos un 17-55mm….. “Uffffff…. Salvado”. Conseguí llegar a la hora fijada a Plasencia (19h). No había llovido en todo el camino y faltando 20 km para Plasencia, cayendo bien. Me encuentro con mi compañero en destino… qué tal viaje?…blablablá …. Nos vamos a buscar a un tercero con quien llegaremos al lugar de destino. La agenda era viernes por la noche realizando (o intentándolo) “fotografía nocturna con barrera” y sábado por la mañana apostarme en una dehesa con un aguardo para alimoche, milano negro, buitre negro y leonado. Llegamos a la finca y ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ tiene un candado puesto ¡!!!!!!!!... la primera en la frente, pues ‘no podemos entrar a la finca’ …… Y mira que ya habíamos avisado al vaquero. “No pasa ná” dice uno. Llamamos al vaquero, pero nada…. No atiende la llamada. Mmmmm… Pues no lo pensemos más!!!! O damos la vuelta o entramos por la tapia….. “Cual furtivos quien nos viese”…. Cuando de repente, no sé si por lo divino, o por el lado amable de Murphy, aparece el “vaquero”. Hombre qué oportuno!!!!!..... Todo vuelve a la normalidad, se abre el candado y entramos en la finca. Preparativos de barrera en una casa de pueblo abandonada, ideal para esta fotografía a la espera de alguna rapaz nocturna. Sigue lloviendo, hay que montar equipo bajo un techo medio caído con cámara y barrera protegidas. Lo preparo todo… Con 5 flashes iluminando estratégicamente. Todo está listo. Solo queda rogar porque el protagonista sea fiel y nos haga su visita. Nos vamos a la furgoneta de mi compañero. Ford Transit auténtica del 93, donde nos refugiaremos a unos 250metros de la casa a la espera. Allí cenamos y vemos a la hora primer resplandor de ráfagas de flashes. Bajamos….. Veo display y bien…. Pero casi. Ha pillado un mochuelo pero saliendo, no entrando. Lo volvemos a preparar todo. Volvería? …. Hay dudas…. Tras haber estado allí nosotros. No se ve nada, pues aun llevando el frontal no queremos encenderlo y vamos con ciertas prisas. Estoy volviendo a hacer ajustes de la posición de la barrera y tomando nuevamente enfoque. Escojo hacerlo con el LiveView apuntando a objeto posicionado retrasado unos 20cm por detrás del corte de barrera. Me parece que es correcto y nos volvemos a la ‘furgo’.Tras una media hora sin novedad, son casi las 23.30h y nos estábamos quedando dormidos. Sigue lloviendo y definitivamente decidimos dormir y dejar allí el equipo toda la noche y ver resultado a las 6am. Ahora toca dormir o intentarlo al menos, en una “fregoneta”, con asientos puestos a modo de cama. Mi compañero arriba (increíble, el techo se sube y tiene montada litera) y yo abajo. A las 4am me despierta la ventisca y estoy ‘encogío’ y congelado. Total, dormí unas 4 horas mal contadas. A las 6am suena el despertador. Arriba y vamos a recoger equipo. Llego al sitio. Cámara apagada y un flash muerto. Raro!!!!!!.... Había dejado batería completamente cargada. Pero posiblemente el frío y tiempo de uso, además de 150 fotos tras reponer batería y mirar en la display, eran el motivo. El mochuelo había regresado. Y no una sino varias veces, como si le hubiese pagado un buen jornal. Conté unas 10 entradas con diferentes poses. Pero……. “TODAS MAL ENFOCADAS” … ‘su xxx madre’ (otra vez), que no ajusté bien el foco en la segunda ocasión. Son esos momentos en los que, pasas las fotos una y otra vez, como si por arte de magia alguna de ellas fuese a aparecer de repente completamente enfocada. Haces zoom en la display repetidamente. Pero no…. nada que valga la pena!!!!!.... Y empiezas a hacerte a la idea de que ‘no ha sido el día’ (o la noche) y que otra vez será. Y le das vueltas una y otra vez a lo mismo…… Cuando el personaje invitado colabora (que ya es mucho hablando de lo imprevisible de la naturaleza) y hace su parte del trabajo y de qué manera…. Y el fotógrafo sin embargo, en esta ocasión lo estropea, en algo básico y elemental como fue haber usado el LiveView para preenfocar y no haber hecho una prueba de enfoque correcto antes de abandonar el sitio…. No queda otra y buscar excusas…. Culpa de la lluvia, culpa de la cámara que venía sin display abatible, culpa del sistema de enfoque,…. Por supuesto que el fotógrafo, experto y curtido en sesiones como esa, era imposible que hubiera fallado….!!!! Pero sí… El fotógrafo había fallado.
Bueno, quedaba lo mejor. Recoger todo el material e ir a desayunar unas porritas, para ir rápidamente al ‘chajurdo’ y aguardar a las carroñeras. El alimoche no apareció, pero sí unos treinta buitres leonados y unos cinco negros. Además de milano negro, rabilargo, cogujada. Pude hacer unas 1600 fotos en un entorno espectacular, con buenos posaderos y fondos.  ¡¡¡¡Contento, pero a medias!!!!

¿Hacia dónde cree que camina la fotografía?

Camino de luces y sombras, con incertidumbres sin duda. Con una masificación y un archivo fotográfico ingente, difícil de digerir por lo cuantioso y donde poder aislar lo bueno de lo menos bueno conllevará de un mayor esfuerzo en su búsqueda. Lo diferente, sorprendente y sobresaliente puede que sea cada vez más escaso. Pues el desgaste visual de motivos, lugares o protagonistas es lógico que pase factura. Ahora que Steve McCurry vuelve a ser protagonista y ha saltado a las portadas, escandalizando a muchos, veremos hasta donde se alargarán las sombras sobre la credibilidad de la fotografía y del propio entendimiento de lo que ha de entenderse como tal fotografía. No creo que los puristas ganen la batalla en su afán de etiquetar y clasificar la fotografía, pseudofotografia, etc, en todas sus facetas y con todas sus connotaciones. La fotografía digital es un neonato. Y nos queda mucho por ver. Desde los tapados, o el cuarto oscuro, hasta las exposiciones múltiples actuales, el camino va a proseguir. Y qué es lo real o qué es lo auténtico, nadie lo podrá imponer. Creo que la visión artística digital y la visión purista documental seguirán coexistiendo. Pero puede que esta última se vaya viendo arrinconada con el paso del tiempo. En definitiva, transmitir emociones o sensaciones es la esencia de la fotografía. Y el arte fotográfico-digital avanza inexorablemente.


Muchas gracias!
Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Sobre el autor
Logo Nikonistas (Toni)
Equipo Nikonistas
Eclético grupo de profesionales especializados en varias disciplinas, con un pasión en común por la fotografía digital y las nuevas tecnologías.
Ver más
Vídeos destacados
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Nthebook
Foto de la semana
Participa Foto de la semana
Lo más Nikon
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.