La Nikon D850 se va de concierto
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
La Nikon D850 se va de concierto
Prueba de campo en las peores circunstancias

6

Abr2018
 
 
Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO6400 | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO6400 | ©Pedro Hernández
El motivo de esta “review” (o más bien prueba de campo y opinión personal) es porque el 99% de las veces que vemos una review nos encontramos con un escenario perfecto, el día perfecto, la luz controlada, la modelo maquillada, flashes, trípodes, ayudantes etc… cosa que viene muy bien para ver rendimiento de sensor al máximo pero que, al menos a mí, me sirven de poco, como mucho para pensar “que pedazo de cámara", ampliar 1 a 1 y flipar con los pixeles.

Esta prueba no es técnica, para eso ya tenéis miles de pruebas en internet donde ampliar RAW, contar pixeles y ver barajas de cartas, peluches, textos y cositas que brillan. Esta prueba es una opinión personal, no condicionada ni influenciada, totalmente sincera, más aún teniendo en cuenta que soy más bien “puñetero” sacando fallos y pegas a los productos.

Me puse en contacto con los amigos del NPS de Finicon (el departamento de servicio para profesionales de Nikon España. Muchísimas gracias compañeros) con una propuesta distinta: “Hola ¿Me dejáis la d850 para llevarla al foso de un concierto de Rock entre empujones, con poca luz, melenudos dando saltos en el escenario, calor asfixiante, iluminación y movimiento incontrolables, codazos entre fotógrafos y solo 10 minutos para hacer las fotos y someterla a ráfagas eternas a isos altísimas y llevando a sus límites a esta cámara a ver si es tan buena como dicen?

Todavía no sé cómo accedieron y dice mucho a favor de Finicon y de su confianza en esta Nikon D850. El caso es que recogí la cámara en sus oficinas el día anterior y, tras pequeños ajustes de todas mis lentes, me lancé a hacer una sesión de prueba con una amiga modelo que accedió a salir sin retoque ni trampas de ningún tipo.
Nikon D850 | 1/80seg, f/2.8, ISO64 | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/80seg, f/2.8, ISO64 | ©Pedro Hernández
Nikon D850 | 1/320seg, f/2.8, ISO64 | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/320seg, f/2.8, ISO64 | ©Pedro Hernández
Estas primeras imágenes son JPG de cámara, WB auto, día nublado, 12 de la mañana, picture control retrato sin modificar, sin trampa ni cartón, objetivo Nikon 85 f/1.8G. y es la primera parte del test.

Enfoque

Es el punto que más me ha llamado la atención superando a la Nikon D810 y a la Nikon D750. Es rápida, pero es extremadamente precisa en cualquiera de los puntos de enfoque. No falla ni un foco, hicimos más de 400 fotos y todas en foco. Daba igual af-s punto único que af-c punto único, que af-c de 9… siempre enfocaba correctamente en los ojos.

Le pedí a la modelo que se balancease un poco y con af-c siempre acertaba el foco. Repitiendo la prueba con la D750 el indice de aciertos era altísimo, pero para nada comparable a la D850. Probé también algunas lentes Nikon AF-D y la velocidad de enfoque es muy similar a la D750 con los AF-D, algo por debajo de la D4 y D5 que cuentan con unos motores muy potentes y que mueven los AF-D súper rápido.

Calidad de imagen

Es abrir la foto con lightroom, ampliar y ver que estas fotos a ISO 64 parecen hechas con mediano formato. La calidad de imagen es insultantemente superior a cualquier réflex que haya caído en mis manos y la convierten en la mejor alternativa full frame para aquellos que busque una cámara excelente para moda y retrato con altísima resolución.

El control de las altas luces es espectacular y el rango dinámico es asombroso. Noto una mejoría en tonos de piel importante con respecto a anteriores Nikon, aunque sigue pecando un poco de la típica saturación en naranjas y amarillos de Nikon (nada no solucionable ajustando al gusto de cada uno el picture control o bajando un poco con el revelador).

Un tema interesante, que ya se había hablado en los foros, es el límite de la velocidad de disparo para no trepidar. Se hablaba de que con 46 mpx la regla de “mínimo de velocidad = distancia focal” (es decir con un 50mm nunca bajar de 1/50) no sirve.

Que si había que pensar más como una DX que es el doble de la focal o incluso más. Algunos usuarios comentaban en foros que, no solo pueden disparar a la misma velocidad que con otras full frame de 24 mpx, sino que además incluso podían disparar a algo menos de velocidad sin trepidar.

Mi pulso nunca ha sido excelente… con un 85mm suelo disparar a mínimo 1/160 para asegurar… por lo que imaginaba que con la D850 me tendría que ir a 1/250 mínimo. Cuál fue mi sorpresa al ver que no tenía que subir, sino que incluso podía bajar a 1/125 tranquilamente. No sé qué ha hecho Nikon en esta cámara, solo se me ocurre que hayan amortiguado de algún modo el golpe del espejo. Una grata sorpresa que quita el miedo a disparar con semejante densidad de píxeles. Les doy la razón a los que afirmaban este extraño comportamiento. Extraño para bien.

Ergonomía

Para mí la NIkon D750 era la cámara con mejor agarre de Nikon. Un agarre profundo que descarga el peso en dedos y muñeca y que permiten sujetarla con firmeza con mucha facilidad (algo necesario para la prueba de fuego que le aguardaba en unas horas).

La D850 se siente muy parecida en la mano, algo más grande lo cual hace que el meñique no quede tan a ras y se sienta en mano más segura si cabe. Se percibe calidad por todas partes. Por poner una pega personal no me gusta la pantalla táctil.

La verdad es que funciona muy bien, pero me gusta más sin pantalla táctil por lo que desconecté esa opción (un punto a favor de Nikon poder desactivarla).

El joystick de los puntos de enfoque lo usé poco… estoy acostumbrado a la cruceta de toda la vida, sería acostumbrarse, pero con tan poco tiempo el dedo me iba a la cruceta y no al joystick.



Prueba durante el concierto

Para esta prueba decidi ir casi siempre en RAW de máxima calidad para luego poder editar. Elegí un concierto difícil, donde se presuponía poca luz, y acerté, poca luz, muy poca, demasiado poca… “madre mía” pensaba… me veo devolviendo la cámara a Nikon sin haber podido sacar nada medio decente… no había luces frontales, ¡Todo era a contraluz! Y para colmo de mis males casi todo eran luces rojas… y humo… la peor combinación para volver loco al enfoque y conseguir fotos empastadas o con ruido desmedido… Bueno… ¿a eso hemos venido no? ¿no querías condiciones adversas? ¡Pues ración doble! Vamos “al lio”.
Nikon D850 | 1/125seg, f/2.8, ISO3200 | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/125seg, f/2.8, ISO3200 | ©Pedro Hernández
Configuración de conciertos: af-c punto único con medición puntual (a ver si sale alguna cara…), ISO Auto limitado a 6400 y velocidad de 1/400 a 2.8 para intentar congelar el movimiento de un grupo de Hard Rock muy enérgico.

Posteriormente y gracias a la cantidad de puntos de enfoque que tiene la Nikon D850 probé a indicarle af-c con 9 puntos para que trabajasen los auxiliares como suelo hacer con fauna (con la D750 no es buena idea hacer esto porque están más separados los puntos de enfoque y las posibilidades de que el foco se vaya fuera de la cara aumentan).

Le puse el 24-70 2.8 y… ¡Al foso!
Nikon D850 | 1/320seg, f/2.8, ISO900 | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/320seg, f/2.8, ISO900 | ©Pedro Hernández
Utilicé al grupo de teloneros para los “experimentos”.

El fotómetro indicaba que para 1/400 f2.8 debería disparar a ISO 6400 (y así lo hice durante el concierto del grupo principal) pero… ¿Qué tal levantaría las imágenes subexpuestas la D850 en la edición posterior?

Bajé a ISO 1600 incluso ISO 800 subexponiendo 2 y 3 pasos para luego intentar recuperarlos en postprocesado y ver cómo se puede exprimir ese sensor retro iluminado… para colmo ráfaga tras ráfaga para que se ponga bien calentito…

Sinceramente no tenía esperanza ninguna de sacar algo medio decente…

Por si esto fuera poco decidí disparar al batería sin hacer zoom, es decir a 24mm (y así luego recorto a ver si se notan esos 46 megapíxeles) por favor, prestad atención a esa foto… es un recorte de 46 megapíxeles a 4…

¡Parece increíble! No hice más locuras porque no tenía más tiempo… Como dicen por ahí… “no intenten esto en casa sin la ayuda de una D850”.

Estos son los resultados… Una de las fotos la está usando profesionalmente la marca de amplificadores que patrocina al bajista como imagen en Instagram (creo que eso es pasar la prueba con creces).
Nikon D850 | 1/125seg, f/2.8, ISO560 recorte 1:1 +4 EV post. | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/125seg, f/2.8, ISO560 recorte 1:1 +4 EV post. | ©Pedro Hernández
Ahora llegaba la hora de la verdad.

Las siguientes fotos son con ISO 6400 o 3200. Ninguna bajaba de ahí. Os recuerdo que no había frontales, todo iba a contraluz.



Conclusiones de la prueba en concierto:

Enfoque

Una maravilla, hacía foco a la primera sin buscar. Pensaba que el enfoque de la D750 era bueno hasta probar el de la D850… ráfaga con la D850 y todas en foco, ráfaga con la D750 y un 70% de aciertos. Ambas en af-c punto único. Poco más que decir…

Como curiosidad al salir del foso, hablando con otros fotógrafos probamos el seguimiento 3D, para ello decidí enfocarme el zapato, un zapato negro en la oscuridad de la sala… algo imposible de enfocar… sin ayuda de ningún tipo de tipo de luz… la D750 pillaba algo en el punto central y ya era sorprendente, pero es que la D850 “veía” mi zapato como lo vería una lechuza…

¡Lo seguía sin perderlo! Me consta que alguno de los compañeros ya se ha pedido una Nikon D850.
Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO800 +4EV | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO800 +4EV | ©Pedro Hernández
Ráfaga

Idéntica a la D750, pero con un buffer mucho mayor lo cual hace que no te la acabes nunca. Con la D750 sí que notaba como se había llenado el buffer y bajaba muchísimo la cadencia de disparos pero en la D850 no.

Llegado a cierto punto la D850 se acaba el buffer como en las demás pero con el uso profesional que le di no llegue a ese límite por lo que me parece más que suficiente para cualquier situación profesional (y tened en cuenta que estaba disparando RAW + JPG a máxima calidad casi todo el tiempo y con tarjeta SD sandisk ultra pro de 95 mbs lectura y escritura, es decir que con XQD rápidas y disparando solo RAW entran muchas más en el buffer y se vuelcan más rápido a la tarjeta)
Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO2200 +2EV | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO2200 +2EV | ©Pedro Hernández
Calidad de imagen

Los RAW a máxima resolución pesan un disparate por lo que en el segundo tema cambie a RAW mediano para dejarla en 25 megapíxel y competir con la D750 de “tú a tú”.

No observo diferencia en rango dinámico ni en ruido entre RAW mediano y raw grande. Puede que alguno si la note, yo no.

La calidad de imagen es impresionante. Las ampliaciones tremendas (he sacado 3 posters en papel de 50x70 sin merma ninguna de calidad). Este sensor capta mucha información.
Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO5000 | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO5000 | ©Pedro Hernández
Ruido

Tenía mucho miedo en este punto… la D750 es, bajo mi punto de vista, la campeona en conciertos debido a su bajo ruido hasta ISO 6400.

Los 46 megapíxel de la D850 tendrían que penalizar de algún modo pues la densidad de pixel en un sensor de igual tamaño es del doble y, como decimos normalmente, el pixel “gordo” saca menos ruido.

Cuál fue mi sorpresa que hasta ISO 3200 rinden exactamente igual y es sólo a ISO 6400 donde se aprecia un poco más de ruido (casi inapreciable).

Si tenemos en cuenta que en conciertos “normales” no se suele pasar de ISO 3200 y la ventaja que supone el enfoque maravilloso de la D850 podría asumir son problemas esa pequeñísima pérdida a ISO 6400 con respecto a todo lo demás que gano.

El simple hecho de que una cámara de 46 megapixel compita de tú a tú en ruido con una de 24 megapixel es sencillamente milagroso.

Hay otros fabricantes que han sacado 2 versiones de la misma cámara, una con 24 y otra con 42 megapíxel para dar a elegir al fotógrafo si prefiere más resolución o menos ruido. Ahora ya no hace falta elegir pudiendo tener un 2 en 1 con la D850.
Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO3200 +1EV post | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/400seg, f/2.8, ISO3200 +1EV post | ©Pedro Hernández
Conclusiones finales

La de Nikon D850 es una cámara todo terreno capaz de salir airosa de la prueba más exigente con las circunstancias más adversas.

Los RAW pesan un disparate, hay que comprar tarjetas de 128GB y son muy caras pero la buena noticia es que con RAW tamaño medio no se pierde calidad de imagen y es un recurso más.

El agarre es lo más cómodo que he visto nunca, pesando más que la Nikon D750 se siente menos pesada en la mano.

El enfoque es algo inexplicable, hay que probarlo para saber de qué hablamos porque cualquier cosa que diga se queda corta.

Con el grip de Nikon oficial mejora la ráfaga y la autonomía lo cual solo consigue hacer excelente lo que ya era magnífico.

Lo único malo destacable de la D850 es que no me la pude quedar tras la prueba… todo lo demás es excelente.

Bravo Nikon! La D850 es la cámara que estábamos esperando y que supone un golpe de autoridad en el segmento de réflex profesionales.
Nikon D850 | 1/125seg, f/2.8, ISO6400 | ©Pedro Hernández Nikon D850 | 1/125seg, f/2.8, ISO6400 | ©Pedro Hernández
Desde aquí mi agradecimiento a Finicon por permitirme hacer esta prueba y dejar claro que no he recibido ningún tipo de descuento ni compensación de ninguna clase, que esto es una prueba desinteresada donde he intentado dar mi punto de vista imparcial.

Espero que os haya servido para ver la D850 llevada a los límites más extremos que se pueden pedir a una cámara de fotos.

https://www.facebook.com/fotografia.pedrohernandez/
@fotografia.pedrohernandez
Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Sobre el autor
Pedro Hernández
Pedro Hernández
Fotógrafo freelance nacido en Murcia en 1979 con formación técnica en fotografía y graduado en marketing, estudió en la vieja escuela del “carrete” y es Nikonista incondicional desde su primera réflex, una Nikon F80 que sigue funcionando como un reloj después de 30 años.

Empezó a ejercer como fotógrafo musical y redactor en revistas especializadas en 1996. Tras su etapa en medios musicales, decidió buscar nuevos retos fotográficos, especializándose en fotografía de paisajes, ganando algún concurso internacional en esta disciplina.

En la actualidad compagina la fotografía de eventos y espectáculos musicales y deportivos con trabajos de fotografía de catálogo y portadas de discos para grupos de rock nacionales.

Colaborador habitual en medios musicales nacionales y músico aficionado, busca mezclar su visión fotográfica con la musical. Su reto fotográfico es conseguir diferenciarse inquiriendo que la fotografía transmita las sensaciones del músico.

Su equipo actual consta de una Nikon D750, una Nikon D7200, y varios objetivos fijos y zoom desde los veteranos AF-D a los modelos más recientes, además de su fiel Nikon F80 para los momentos de nostalgia.
Ver más
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Microsite
Microsite Nikon KeyMission
Foto de la semana
Participa Foto de la semana
Lo más Nikon
Últimos posts Nikonistas Foro
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.