Marruecos. El Rif, de costa a costa
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Marruecos. El Rif, de costa a costa
Con AUSTRALphoto
Eventos y Cursos

11

Jul2018
 
 
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
Esta escapada fotográfica de cinco días, organizada por AUSTRALphoto, Descubrir Tours y la ONG Aethnic, empezó con los aires mediterráneos de Tetuán y terminó en las murallas atlánticas de Assilah, pasando por Chefchauen, la denominada perla azul, enclavada en las montañas, y recorriendo el territorio interior de Tanakoub.

Al adentrarnos en el corazón del Rif rural y tradicional, lejos de las zonas más turísticas, nos acercamos a la cultura y las costumbres rifeñas, descubriendo la vida local, conociendo su arte y saboreando su rica gastronomía. Así, acompañados por guías locales y por nuestro guía fotográfico, Albert Masó, pudimos captar impresionantes paisajes, aves huidizas, escenas entrañables y personajes singulares de esta región septentrional de Marruecos que posee identidad propia.
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
El material fotográfico

Durante el viaje practicamos la fotografía social, tanto urbana como rural, de paisaje, de naturaleza, etnográfica, de reportaje, Street-photo, caza fotográfica, retrato… para ello disponíamos de distintos tipos de cámaras, siendo mayoría las réflex Nikon, como la D500, D300, D810… sin olvidar las más livianas de la serie bridge, como la B500, B700, P530, P900 y otras provistas de potentes zooms.
En cuanto a las ópticas intercambiables, las más utilizadas fueron zooms, pero también algunas de distancia focal fija por su mayor adecuación a tipos concretos de fotografía. Entre las primeras, desataca el super angular NIKKOR 12-24 mm, el NIKKOR 18-200 mm, de amplio espectro, el de máxima gama 80-200 (de luminosidad fija 2,8) y el super tele 80-400 mm, provisto de un excelente sistema de estabilización de imagen (VR).
De objetivos fijos, entre todos llevábamos un antiguo pero buenísimo angular NIKKOR de 20 mm, el clásico de 50 mm, de ángulo de visión normal, un tele corto de 85 mm, de gran calidad y luminoso (f/ 1.8) y un extraordinario 300 mm f/2.8.
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
La ruta

Llegamos al aeropuerto de Tánger y nos dirigiremos hacia Tetuán para captar el ritmo y el bullicio de esta antigua ciudad mediterránea. Recorrimos distintos barrios para hacer paisaje urbano captando detalles de las tiendas de comida, de los productos agrícolas locales, de la artesanía… además de tomas al más puro estilo Street photo.
Después de una comida típica de pescado, hicimos una inmersión en la medina de la mano de un guía local, con impresionante arquitectura árabe, colonial y judía. Visitamos los diferentes gremios de esta ciudad, destacando los artesanos del cuero, que trabajan en unos pozos al aire libre, cuyos colores aportan un cromatismo singular. También subimos hasta una loma que domina la ciudad, desde la que tomamos preciosas fotos panorámicas, incluyendo el fotogénico cementerio.
Seguidamente disfrutamos de una cena tradicional en un edificio antiguo y con encanto. Después, los más activos nos aventuramos en un paseo nocturno en el que captamos el ambiente mágico y tranquilo de las callejuelas del casco antiguo y de la plaza del palacio real, finalizando en una terraza para las últimas tomas del “Tetuán la nuit”.

Al día siguiente, emprendimos el camino en coche hacia el interior de la región. Durante el viaje disfrutamos de preciosos paisajes naturales, deteniéndonos en todos los puntos de interés. Un pueblo de pescadores mereció una parada especial para hacer un reportaje de su trabajo, sus aparejos, barcas pintadas de azul, los lugareños jugando a dominó... y cualquier situación que nos pareció interesante.
Seguimos la ruta para dirigirnos hacia la “perla azul de Marruecos”, llamada así por el color de la mayoría de sus casas. El nombre oficial es Chefchauen (o Chauen), topónimo que significa “cuernos”, en referencia a dos montañas que la contemplan que tienen esta forma.
Después de comer en un típico restaurante varias especialidades de la gastronomía rifeña, que también merecieron la atención de nuestras cámaras, “bajamos la comida” con un paseo con el guía, que nos llevó a los lugares más fotogénicos: la fuente de Ras El Maa, la casba, los bellos barrios de estilo andaluz, la enorme muralla… y todo a nuestro ritmo para captar con calma nuestra particular mirada fotográfica.
Vimos el manantial que da vida a la ciudad y los lavaderos donde las mujeres lavan la ropa en el río de la forma tradicional. A última hora del día visitamos un pequeño cementerio musulmán que nos permitió tomas artísticas con el colorido pueblo en el fondo.
Finalmente subimos a una pequeña montaña culminada por una mezquita, desde la que hicimos fotos de la puesta de sol sobre la ciudad. Terminamos recuperando fuerzas con una cena típica a base de pinchos morunos y verduras de la zona, coronado con exquisitos postres árabes.
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
La tercera jornada empezó con un trayecto que atraviesa impresionantes acantilados y bordea un río de aguas de color turquesa. Por el camino paramos para captar las escenas rurales que nos llamaron la atención, como molinos, agricultores, pastores de cabras, ovejas, etc.
Hacia el mediodía llegamos a la casa rural de la familia Houmar, donde nos recibieron con un té de menta y tuvimos el primer contacto con el hogar. Allí “cargamos las pilas” con una comida hecha con productos cultivados por ellos mismo. Después pudimos ver y participar en la elaboración del pan: amasarlo y ponerlo en el horno de leña tradicional para cocerlo. Fue el que tomamos para cenar; más tierno imposible.
Por la tarde visitamos la cooperativa textil del cercano pueblo de Tanakoub, donde conocimos cómo trabajan las mujeres locales en esta especialidad, así como otras actividades artesanales. Hay una pequeña escuela, en la que nos dejaron entrar y fotografiar, y también pudimos hacer un trekking por los alrededores, hasta que la familia Houmar nos tuvo preparada la cena. Después pudimos hacer tomas de una bella puesta de sol rural en estos parajes montañosos. Y los que todavía no teníamos suficiente practicamos la fotografía “astronómica” de la Luna llena, la Vía Láctea y el firmamento en general aprovechando la mínima contaminación lumínica del lugar.
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
El nuevo día comenzó con imágenes espectaculares del paisaje montañoso con los primeros rayos del sol acariciando la blanca e impenetrable niebla que se había formado durante la noche. Un desayuno a base de las crêpes preparadas en familia el día antes nos proporcionó las fuerzas necesarias para reemprender la ruta por la zona montañosa del Rif, ahora hacia el oeste, tomando fotografías del paisaje y de los poblados y personajes que encontramos por el camino para seguir descubriendo el estilo de vida tradicional de esta preciosa región.
Cuando llegamos al litoral del océano Atlántico, fuimos a comer a base de Tajín y otras especialidades rifeñas, sobre todo de pescado. Por la tarde nos dedicamos a visitar Assilah, una antigua ciudad costera con una clara influencia portuguesa. Recorrimos los rincones más especiales de esta preciosa ciudad amurallada de la mano de un guía local. Fotografiamos las actividades de sus habitantes, vimos su variada artesanía y tuvimos ocasión de llegar a las playas de la costa atlántica más allá de las murallas.
Antes de anochecer fuimos a la Maison Berbari, una casa rural muy especial que tiene una insólita arquitectura de un peculiar estilo francés. Además, varias cigüeñas han hecho sus nidos en el techo de la misma casa; después dimos un paseo entre otros muchos nidos de los alrededores.
Finalmente, antes de la cena tradicional de gastronomía bereber de despedida, pudimos hacer una escapada noctámbula por el entorno para captar la puesta de sol. Ensayamos la fotografía nocturna tanto astronómica (aprovechando la poca contaminación lumínica), como de las siluetas de los nidos a contraluz, así como aplicando la técnica del light painting, es decir, “pintando” con nuestras linternas frontales los elementos más cercanos del entorno.
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
Finalmente, la jornada del último día empezó captando la original arquitectura con la cálida luz del amanecer. Siguió con fotos de aves posadas en sus nidos y en vuelo y terminó con el regreso a Tánger para tomar el vuelo que nos devolvía a nuestro país, con el espíritu cargado de recuerdos de los buenos momentos vividos y las tarjetas de memoria cargadas de buenas fotos… que ahora habrá que procesar, seleccionar, optimizar, ordenar… para montar historias que en el futuro nos rememoren este viaje y permitan compartirlo con los amigos… y contigo mediante este artículo.
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
El procedimiento

Para seguir el procedimiento más satisfactorio, en primer lugar hay que escoger bien la óptica más adecuada para cada situación. Seguramente el zoom que se lleva el record de disparos sea el NIKKOR 12-24 mm, ya que es ideal para los grandes escenarios. Si son bosques, litoral, acantilados, valles, ríos… el margen más largo entre 18 y 24 es el que daba mejores resultados, mientras que para las callejuelas estrechas de las medinas y para las tomas de interior había que recurrir a la posición angular máxima, es decir, entre 12 y 18 mm. En cualquier caso este objetivo te proporciona una gran profundidad de campo y buena nitidez porque diafragmando hasta f/11, incluso f/16, mantiene un alto poder de resolución.
Normalmente, el diafragma más abierto no era necesario porque solía haber una luz más que suficiente y los cuerpos de cámara poseen sensores que nos permiten subir la sensibilidad a 400, 800 ISO e incluso más cuando fotografiamos de noche o en rincones oscuros. Sin embargo, cuando queríamos hacer enfoque selectivo poníamos el número f más bajo y subíamos la distancia focal.
El 18-200 es un todoterreno muy ligero que te permite hacer la toma rápidamente cuando no tienes tiempo de pensar cual es la óptica más adecuada. Sin embargo, la mayor calidad se obtenía con el 80-200, por ejemplo para los retratos.
Las lentes fijas de 50 y 85 mm eran muy utilizadas para tomas en general y para primeros planos. Para elementos más alejados, el 80-400 era ideal porque es muy flexible y te permite no cambiar cuando el sujeto se acerca o es de mayor tamaño. Y para los pájaros en vuelo o que no se dejan acercar, el rey es el 300 mm 2.8, al que, si era preciso, le añadíamos el tele-convertidor TC-20-III de última generación que mantiene muy alta la calidad del objetivo. Entonces teníamos 300 mm x 2 = 600 mm que, con los cuerpos de formato APS-C, conseguíamos 900 mm de distancia focal efectiva, y con la misma luminosidad (5.6) y manteniendo el auto-enfoque. O sea, el sueño de todo cazador fotográfico que quiere obtener buenas fotos de fauna salvaje en libertad.
Gracias a todo este material, de gran calidad y versatilidad, y a las instrucciones del guía, que es profesor de la Nikon School, volvimos a casa con un completísimo reportaje de este entrañable rincón del Magreb. Y es que es verdad el lema de AUSTRALphoto: “el mejor recuerdo de un viaje es una buena fotografía”.
Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto Marruecos. El Rif, de costa a costa | AUSTRALPhoto
Puedes ver todos los detalles de este viaje y el día a día aquí: http://australphoto.com/viajes/marruecos/

Si quieres vivir esta aventura, ahora tienes ocasión de hacerlo del 27 al 31 de Diciembre de la mano de Cristina Marco.
Para apuntarte o aclarar cualquier duda, puedes escribir a viajes@australphoto.com o llamar al 636 216 898

Fecha límite para inscribirse: 28 de Noviembre


Nota: Este viaje al norte de Marruecos, por el corazón del Rif, es el más económico de los que ofrecemos el colectivo de AUSTRALphoto. Ello es debido a los siguientes motivos: es una escapada de cinco días y reducimos al mínimo el margen, al igual que nuestras entidades colaboradoras Descubrir Tours y Aethnic, la cual reinvierte en las poblaciones locales, participando en su desarrollo.
Además, nuestro guía fotográfico no cobra honorarios. Por otra parte, el planteamiento general es de turismo sostenible, al igual que los demás viajes que hacemos, y las comidas se elaboran preferentemente con productos de proximidad.

Fotos: Albert Masó/Wild Images, Josep Creus, Maria Antònia González
Elizabeth Gallo y Aethnic, tomadas en los viajes de AUSTRALphoto a la zona.
Comentarios
Albert Masó Planas
10/07/2018
Este viaje se ha cerrado hoy y lo repetiremos del 27 al 31 de diciembre.
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Microsite
Microsite Nikon KeyMission
Foto de la semana
Participa Foto de la semana
Lo más Nikon
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.