Cuba. Descubre la naturaleza oculta de la isla
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Cuba. Descubre la naturaleza oculta de la isla
Con AUSTRALphoto
Eventos y Cursos

9

Oct2018
 
 
© Albert Masó © Albert Masó
Nos adentramos en parques y reservas de la biosfera desde la Península de Zapata a la de Guanahacabibes, atravesando los mogotes del valle de Viñales, navegando por el río Hatiguanico y durmiendo en palafitos de un poblado taíno. Entramos en una cueva llena de estalactitas y estalagmitas a pié y salimos en barca por un río subterráneo.
Atravesamos selvas, ríos, bosques, cascadas, marismas… y fotografiamos sus habitantes: infinidad de aves de preciosos plumajes, cormoranes buceando, iguanas endémicas, jutías (roedores isleños), dos especies de caimanes, pelícanos pescando, grandes buitres, el colibrí zunzuncito, el ave más pequeña del mundo... una explosión de fauna y flora en el corazón del Caribe.
© Albert Masó © Albert Masó
El material fotográfico

En este viaje practicamos la fotografía de paisaje, de naturaleza, caza fotográfica, macro, retrato… para ello disponíamos de distintos tipos de cámaras, siendo mayoría las réflex Nikon, como la D500, D300s, D800… sin olvidar las más livianas de la serie bridge, como la B700, P530 y la increíble P900 provista de un potentísimo zoom.
En cuanto a las ópticas intercambiables, las más utilizadas fueron zooms, pero también algunas de distancia focal fija por su mayor adecuación a situaciones específicas de fotografía. Entre las primeras, desataca el super angular Nikkor 12-24 mm, el Nikkor 18-200 mm, sencillo pero de amplio espectro, el de máxima gama 80-200 (de luminosidad fija 2,8) y el super tele 80-400 mm, provisto de un excelente sistema de estabilización de imagen (VR) y una calidad que no tiene nada que envidiar a las focales fijas tradicionales.
De objetivos fijos, entre todos llevábamos un antiguo pero buenísimo angular Nikkor de 20 mm, el clásico de 50 mm (f/ 1.8), de ángulo de visión normal, un tele corto de 85 mm, de gran calidad y luminoso (f/ 1.8) y un extraordinario 500 mm f/4. Finalmente, estrené mi espléndido y peculiar ojo de pez Nikkor de 10,5 mm.
© Albert Masó © Albert Masó
La ruta

Volamos hasta el aeropuerto José Martí de La Habana y nos trasladamos a la capital. Por la noche captamos las puestas de sol del Malecón, centro de la vida social de la ciudad. Al día siguiente salimos en dirección a Pinar del Río, pero antes a Soroa. Allí visitamos el orquidario, lugar repleto de fantásticas flores que atraen colibríes (como el zunzuncito, el pájaro más pequeño del mundo) y otras aves.
Cruzamos el río por un puente y seguimos el sendero que atraviesa el bosque hasta la cascada de Soroa, teniendo ocasión de fotografiar el precioso paisaje, árboles de selva con grandes contrafuertes, gran variedad de hongos, numerosos chipojos (pequeños reptiles tipo lagartija) y diversas especies aves, en especial acuáticas. Continuamos hacia el oeste pasando por Pinar del Río, con su curioso museo de ciencias naturales que reproduce dinosaurios a tamaño real. Finalmente atravesaremos la Cuba rural de occidente, con pueblos pintorescos.
El día siguiente entramos en la reserva de la biosfera del PN Guanahacabibes. Hacemos el recorrido en coche hasta el cabo de San Antonio, la punta más occidental de Cuba. Durante el trayecto fotografiamos especies endémicas como la iguana cubana, plantas de formas curiosas y en flor, multitud de aves y también sorprendentes paisajes como el que denominan dientes de perro, así como pozas del litoral. También fuimos en busca de alguna serpiente y de la jutía conga, roedor arborícola gigante endémico.
Acompañados de un guía especializado durante todo el recorrido de este día, nos internaremos en la jungla hasta El Veral, llegando a una laguna en la que viven cocodrilos. Lo más espectacular son los cangrejos rojos y amarillos que se esconden y forman agrupaciones entre los árboles.
De regreso hacia el este, pudimos fotografiar árboles de formas curiosas florecidos y diversas aves, entre ellas buitres y cernícalos. En Pinar del Río fotografiaremos sus casas pintadas de vivos colores y de camino a Viñales visitaremos una plantación de café y tabaco, pudiendo fotografiar todo el proceso de elaboración, secado y confección de los famosos puros.
© Albert Masó © Albert Masó
Una vez en el valle de Viñales, fotografiamos aves y plantas en un paisaje espectacular: los mogotes, accidentes geográficos muy peculiares que surgen del terreno sin ser montañas. Terminamos en la cueva del Indio entrando por la parte superior. Dentro encontramos unas interesantes formaciones de estalactitas y estalagmitas y saldremos en barca por el río interior hasta de la cueva. Al atardecer pudimos ver la salida de miles de murciélagos.
Después de realizar tomas de la salida del sol con una vista única del valle y con aves en vuelo, salimos hacia La Boca, donde fotografiamos los cocodrilos cubanos del enorme criadero de esta especie exclusiva de la isla. Allí tomamos una lancha para atravesar la laguna del Tesoro por el canal principal, observando las aves que se posan en los oteadores de los árboles y el precioso vuelo de algunas rapaces como águilas pescadoras, auras...
© Albert Masó © Albert Masó
Llegamos al poblado taíno de Guamá y recorrimos las reproducciones de los palafitos y las esculturas que reproducen actividades como la caza, la pesca, la agricultura, la recolección de frutos, etc. de los primeros pobladores de la zona: los taínos. A última hora hicimos una salida opcional en barca por las marismas pudiendo captar el paisaje, la puesta de sol, cormoranes buceando, picos carpintero en sus nidos, anhingas nadando, cernícalos oteando para cazar, grandes dormideros en los árboles, pelícanos tirándose en picado… Después de cenar comida criolla fuimos en barca hasta nuestras “habitaciones”: pequeños palafitos.
La siguiente jornada nos internamos en el Parque Natural de la península de Zapata: primero atravesamos una zona boscosa con numerosas aves: el tocororo, el ave nacional de Cuba, algún pico carpintero, cartacubas, gran diversidad de paseriformes y psitácidos gregarios: cateys, pericos, guacamayos…
© Albert Masó © Albert Masó
La segunda parte del camino transcurría por La Salina, la extensa zona de marismas con vegetación de manglar y grandes bandadas de aves: flamencos de intenso color rojo, preciosas seviyas, espátulas, patos y otras anátidas, varias garzas, gavilanes, auras, águilas y numerosas especies limícolas de diferentes familias, pudiendo fotografiarlas comiendo y en vuelo desde diversos puntos de observación. Proseguimos hasta el extremo en el litoral marino, donde está la estación biológica.
Por la tarde regresamos, tomando fotografías de estos parajes pero con una luz distinta hasta el atardecer. Regresamos a Guamá en lancha, donde podemos captar unas maravillosas puestas de sol y dar otro paseo crepuscular en barca cerca de los dormideros de las aves, donde se producen escenas muy interesantes.
© Albert Masó © Albert Masó
El día siguiente fuimos hasta el embarcadero del río Hatiguanico, y allí subimos a una barca y realizamos un recorrido de varias horas, fotografiando la vegetación y la fauna de este ecosistema, las aves (cormoranes, tocororos, auras…), las jicoteas de la orilla (tortugas de agua), los cocodrilos endémicos...
También nos internamos en el bosque selvático descubriendo surgencias de agua dulce y fotografiando árboles majestuosos, enormes manglares, etc. Seguimos hasta La Habana, donde podemos tomar un helado en el Copelia y realizar tomas nocturnas del Malecón, el principal punto de reunión social, y otros barrios de interés… pero esa ya es otra historia.
Gracias a todo el material fotográfico, de gran calidad y versatilidad, y a las instrucciones del guía, que es profesor de la Nikon school, volvimos a casa con un completísimo reportaje de esta isla, que ha sido muy fotografiada en el aspecto social y cultural, pero no su Naturaleza, que ahora ha dejado de ser un poco menos oculta para nosotros. Y es que es verdad el lema de AUSTRALphoto: “el mejor recuerdo de un viaje es una buena fotografía”.
© Albert Masó © Albert Masó
Fotos: Albert Masó/Wild Images, Victoria Gracia y Elizabeth Gallo, tomadas en los viajes de AUSTRALphoto a la isla.

Puedes ver todos los detalles de este viaje y las actividades del día a día aquí: http://australphoto.com/viajes/cuba/

Si quieres vivir esta aventura, ahora tienes ocasión de hacerlo del 1 al 9 de DICIEMBRE de 2018 de la mano de Albert Masó.

Para apuntarte o aclarar cualquier duda, puedes escribir a viajes@australphoto.com o llamar al 636 216 898.

Fecha límite para inscribirse: 16 de octubre
Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Microsite
Serie Nikon Z
Foto de la semana
Participa Foto de la semana
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Lo más Nikon
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.