Nikon Z 7 | A fondo
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Nikon Z 7 | A fondo

30

Oct2018
 
 
Nikon Z 7 + 500mm f/5.6 | 1/250seg, ISO 800 | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 500mm f/5.6 | 1/250seg, ISO 800 | ©Antonio Vázquez
Este año me ha tocado probar la nueva cámara Nikon Z 7, una full frame sin espejo de 45,7 MP efectivos y antes que nada os debería de decir que hasta ahora nunca mostré interés alguno por este tipo de cámaras. Nunca había tenido una en las manos y siempre las había considerado cámaras de aficionados avanzados que por la razón que fuera, no les apetecía cargar con el peso de una réflex profesional.

Así que de entrada, la verdad es que ni me apetecía probarla, ni tenía muchas ilusiones puestas en este sistema, a pesar de que otras marcas llevaban casi una década perfeccionándolo, pero que en realidad pocos profesionales, que yo conociese, lo habían aceptado. La ponían bien, a la altura más, o menos, de la mejor, pero el que no sacaba pegas por uno lo hacía por otro. Eso si, escribiendo la mayoría sin tenerla en sus manos y sin haber apretado jamás en su vida el disparador.

Ahora tengo que reconocer, que cuando me enteré que Nikon había decidido, después de 60 años fabricando cámaras con su mítica montura F (año 1959), dar un cambio drástico y presentar su nueva montura Z, la sorpresa fue grande, pues si de algo presumía Nikon es de que nunca había dejado a ningún usuario sin poder acoplar sus lentes a las nuevas cámaras, por muy antiguas que fueran éstas. ¿qué les hizo tomar esta decisión?

La respuesta es simple, si quitamos el espejo a una cámara es para reducir su anchura y la Z 7 lo ha rebajado en un 20 % (67 mm frente a los 79 mm de las anteriores réflex) pero al hacerlo acercamos el sensor a una distancia muy corta: 16 mm (la distancia más corta entre la brida y el sensor de cualquier cámara profesional), cuando antes era de 46,5 mm, por lo que la luz llega con menos interferencias y minimiza la distorsión de la lente trasera. Así que cuanto más grande sea la montura, mejor será el aprovechamiento de la luz y mejor se distribuirá esta en el sensor.

Poniendo un ejemplo cotidiano, vemos que cuando alumbramos con una linterna a una pared, se forma un circulo luminoso donde la luz se concentra mucho en el centro y a medida que se expande va perdiendo su intensidad. Si en ese círculo colocamos un sensor, veremos que la luz le llega de la misma forma. Pero si una vez hecho esto, cambiamos la linterna por una de más potencia veremos que el círculo de luz se amplía y a donde antes llegaba poca luz, ahora llega prácticamente la misma que al centro por lo que la perdida en los bordes prácticamente no existe.
El cuerpo de la Nikon Z 7 es un 20% más estrecho que el de las anteriores réflex y también más ligero, por lo que su manejo y transporte se nos hace mucho más sencillo. El cuerpo de la Nikon Z 7 es un 20% más estrecho que el de las anteriores réflex y también más ligero, por lo que su manejo y transporte se nos hace mucho más sencillo.
Esto es lo que ocurre a groso modo, con la nueva montura F, al pasar de 44mm a 55mm, el aprovechamiento de la luz que llega al sensor de la cámara es mucho mayor, lo que permitirá en un futuro, hacer objetivos más luminosos y de mucha mas calidad que los que conocíamos hasta ahora. No hay más que ver que ya se anuncia para el próximo año un 58mm F -0,95 para fotografía nocturna, algo increíble e impensable hasta la fecha.

También, en teoría, el gran tamaño de las lentes traseras cerca del sensor permitirá que el autoenfoque sea más efectivo y por tanto se abre un gran futuro plagado de nuevas lentes que seguro, revolucionarán la fotografía en muy poco tiempo.

¿Pero qué sucede con los objetivos antiguos y los teleconvertidores? ¿nos sirven para el nuevo sistema?. Si, pero acoplándoles el nuevo adaptador FTZ, que mantiene el enfoque AF y no disminuye en nada su calidad óptica. Lógicamente al usarlo la distribución del peso es diferente (pese a que es muy liviano) pero hasta que no haya más lentes con montura Z en el mercado su uso es imprescindible. Todas las lentes de montura F de Nikon funcionan perfectamente con este adaptador pero no así algunas de otras fabricantes, que pueden no ser compatibles.

Con las lentes DX la Z 7 aplica automáticamente el factor de recorte, a diferencia de una réflex digital, y la imagen siempre llena la pantalla, lo que es muy de agradecer.

En cuanto a su ergonomía hay que decir que su cuerpo está construido en aleación de magnesio y su agarre es muy similar al de las réflex actuales. Es ligero y estanco frente a las inclemencias meteorológicas. Aunque esto último no lo he podido comprobar porque el otoño hasta ahora ha sido bastante seco, pero os aseguro que el calor y el polvo no le afectan en nada.
Nikon Z 7 + micro Nikor de 105mm F2.8 + adaptador FTZ | ISO 1.250, F11 a 1/125 s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + micro Nikor de 105mm F2.8 + adaptador FTZ | ISO 1.250, F11 a 1/125 s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Retrato de un camaleón realizado con la Z 7 y el micro Nikor de 105mm F2.8 enfocándolo en AF y usando el adaptador FTZ. ISO 1.250, F11 a 1/125 s, -0,3 EV.
Nikon Z 7 + 70-200mm F2.8 | ISO 1.000, F4.5 a 1/320 s con +0,7 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 70-200mm F2.8 | ISO 1.000, F4.5 a 1/320 s con +0,7 EV | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 70-200mm F2.8 | ISO 1.000, F2.8 a 1/1000 s con +0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 70-200mm F2.8 | ISO 1.000, F2.8 a 1/1000 s con +0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 70-200mm F2.8 | ISO 1.000, F2.8 a 1/3200 s con +0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 70-200mm F2.8 | ISO 1.000, F2.8 a 1/3200 s con +0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Los macacos de Gibraltar me sirvieron para probar el enfoque del 70-200mm F2.8 con el nuevo adaptador y comprobar que incluso a máxima apertura la calidad es extraordinaria y el viñeteo inexistente.

El obturador es de alta precisión y preparado para resistir 200.000 disparos.

La cámara viene provista de un sistema integrado de reducción de las vibraciones (VR) que compensa las trepidaciones o movimientos que podamos hacer a la hora del disparo y equivale a un aumento de la velocidad de obturación de unos 5 puntos aproximadamente. Personalmente os puedo asegurar que con ella puedo hacer fotos con el 24mm a 1/4 de segundo, a pulso, sin apoyarme en nada y la nitidez de las imágenes es perfecta. Algo asombroso. Lógicamente esta función también se puede utilizar con el adaptador FTZ y las lentes antiguas que no tenían VR, funcionarán exactamente igual que si lo tuvieran, lo que es muy interesante.

Dicho esto, vamos a entrar más en profundidad de lo que es el sistema, que ventajas y que inconvenientes tiene el quitar el espejo y como se ha comportado la cámara en el campo que es lo que realmente nos interesa.


El sensor

Es un CMOS de 35,9 mm x 23,9 mm que nos da una imagen final de 8.256 x 5.504 px, lo que se traduce en una fotografía de 69,9 x 46,6cm. Su calidad es lo mejor que he visto en mi vida y eso que he trabajado con Hasselblad muchísimos años cuando usaba la película. Tendríamos que irnos a buscar una cámara de medio formato con respaldo para poder encontrar algo similar. Para mi supera a la D850 en resolución, sobre todo en los bordes y eso ya son palabras mayores en el mundo del 35mm. Las pruebas las he realizado con el 24-70 F4, no quiero pensar lo que nos puede ofrecer el F2.8 cuando salga el mercado.
Nikon Z 7 + 14-24mm F2.8 + adaptador FTZ | ISO 800, F2.8 a 30s de exposición | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 14-24mm F2.8 + adaptador FTZ | ISO 800, F2.8 a 30s de exposición | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 14-24mm F2.8 + adaptador FTZ | ISO 1.600, F2.8 a 15s de exposición | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 14-24mm F2.8 + adaptador FTZ | ISO 1.600, F2.8 a 15s de exposición | ©Antonio Vázquez
El visor electrónico nos permite aprovechar su elevada visibilidad por la noche para ayudarnos a enfocar y a componer las imágenes mejor que con nuestro propio ojo. Z 7 con el 14-24 mm F2.8 y el adaptador FTZ.
Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 200, F11 a 1/40 s +0.3 AV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 200, F11 a 1/40 s +0.3 AV | ©Antonio Vázquez
La resolución y el rango dinámico que nos ofrecen sus raws es magnífica y eso nos da una confianza enorme a la hora de exponer porque sabemos que nunca nos van a faltar detalles, ni tendremos problemas a la hora de recuperar luces en las zonas subexpuestas. Zonas áridas próximas a Gorafe, Granada.

Sinceramente no creo que se pueda dar más calidad pero la tecnología me demuestra cada día que siempre estoy equivocado.

En el diseño de la cámara echo en falta una cortinilla a modo de obturador que protegiera el sensor del polvo y espero que los modelos siguientes ya lo incorporen. Si bien es cierto, que aunque estuve probándola en sitios de muchísimo polvo el sensor solamente se manchó con un par de motas que la autolimpieza eliminó sin problemas.


El procesador

EXPEED 6 es ultrarrápido y nos ofrece imágenes con muy poco ruido y un rango dinámico muy amplio a cualquier valor ISO que empleemos. Las pruebas que hice entre 100 y 12.800 ISO son todas publicables incluso haciendo grandes recortes de las imágenes y el color es fantástico a cualquier valor que elijamos, aunque personalmente pocas veces la usaré por encima de 6.400 ISO. No obstante, creo que el ruido ha formado parte del pasado y lo único que tenemos que tener en cuenta a la hora de hacer nuestras fotografías es elegir el ISO que nos ofrezca la velocidad de disparo deseada, sin preocuparnos de mucho más.


El visor

Como en todas las cámaras sin espejo el visor es electrónico y eso implica que inmediatamente habrá partidarios que defiendan sus ventajas y también detractores que quieran seguir manteniendo la visión real que nos ofrecían hasta ahora los visores tradicionales.

Mi opinión es que es muy bueno, mucho mejor de lo que me esperaba. Tiene 3.690.000 puntos con una cobertura del 100 % aproximadamente y su funcionamiento es sencillo. En el momento, en el que acercamos nuestro ojo a la cámara, se activa el sensor de movimiento ocular y se cambia la visualización de la pantalla a la del visor y en el se pueden ver las fotografías que hemos hecho o los menús. Algo muy importante si estamos trabajando en un hide, pues eliminamos la luz trasera de la pantalla e impedimos que un animal nos pueda localizar, pudiendo cambiar cualquier parámetro que deseemos o ver los detalles y el enfoque de lo que vamos a hacer o de lo que ya hemos hecho.
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 800, F8 a 1/20s. | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 800, F8 a 1/20s. | ©Antonio Vázquez
El colorido es fantástico y el balance automático, incluso después de que el sol se haya escondido en el horizonte, nos ofrece unas tonalidades muy aproximadas a lo que ve nuestra vista. Desierto de Gorafe, Granada. Z7 con el 24-70 F4, ISO 800, F8 a 1/20 s.

Cuando miramos por el visor para componer una imagen lo que vemos es la imagen final, es decir que si disparamos la cámara lo que va a salir en el archivo es exactamente eso. Así que si vemos que los blancos están demasiado luminosos podemos corregir la exposición en pasos de 1/3 EV hasta que la imagen sea perfecta, lo que nos evita exposiciones innecesarias. Y no pensar que lo que vemos es algo orientativo, no. El fotómetro no se equivoca nunca y cuando no le hacemos caso luego vemos en el monitor que no teníamos razón y que la exposición correcta era la que nos estaba mostrando.

Otra de las grandes ventajas del visor electrónico es la visibilidad que nos ofrece cuando las condiciones de luz son escasas, captando mas luminosidad que la que puede captar el ojo humano. Permitiéndonos enfocar y componer en situaciones que sin él, o sin la ayuda de una luz externa, serían muy difíciles de realizar.


La pantalla


LCD de 3,2’ tiene 2.100.000 puntos con balance de color y controles de brillo automático y manual de 11 niveles. Es táctil y puede usarse para configurar los ajustes de la cámara, enfocar y abrir el obturador. Revisar las fotos y los vídeos o introducir textos. Es abatible y no se puede girar como en otras marcas, algo que se debería de corregir en un futuro.


Los botones


Los principales: disparo, compensación de la exposición, ISO y grabación de vídeo están donde deben de estar. Y algunos, como: el menú, ampliación y reducción de las imágenes o el OK, han cambiado del lateral izquierdo al derecho pero sin causar ningún trastorno. Y se ha añadido además, el botón de cambio de ráfagas de disparo que es un acierto total. Personalmente
Lince boreal | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 2.000, F5.6 a 1/320s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Lince boreal | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 2.000, F5.6 a 1/320s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Cárabo lapón | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 2.000, F5.6 a 1/160s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Cárabo lapón | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 2.000, F5.6 a 1/160s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Búho lechoso | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 3.200, F5.6 a 1/125 s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Búho lechoso | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 3.200, F5.6 a 1/125 s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
La combinación de la Z7, el adaptador FTZ y el 500 mm F5.6 E-VR hace posible que podamos hacer fotografías de fauna sin usar el trípode. Su poco peso y el estabilizador de imagen son un sueño hecho realidad
Loris arcoiris | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 1.000, F5.6 a 1/1.600s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Loris arcoiris | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 1.000, F5.6 a 1/1.600s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Loris arcoiris | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 1.000, F5.6 a 1/1.000s | ©Antonio Vázquez Loris arcoiris | Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 1.000, F5.6 a 1/1.000s | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 1.000, F5.6 a 1/1.250s | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 500mm F5.6E VR + adaptador FTZ | ISO 1.000, F5.6 a 1/1.250s | ©Antonio Vázquez
El sensor CMOS de 45,7 MP captura las imágenes con una definición perfecta y gracias a la cobertura de autofoco que nos cubre el 90 % del encuadre podemos situar el punto de enfoque incluso en zonas alejadas de los tercios en las que antes no podíamos hacerlo. Nikon Z 7 con el adaptador FTZ y el 500 mm F5.6 E-VR.
Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 125, F8 a 1/160s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 125, F8 a 1/160s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 200, F11 a 1/500s | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 200, F11 a 1/500s | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 125, F8 a 1/400s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 125, F8 a 1/400s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Su pequeño tamaño y peso la hacen ideal para la fotografía de viajes y nos permite captar el entorno humano sin llamar la atención. Jardines, graffitis y gente paseando por el muro de Gijón. Nikon Z 7 con el 24-70mm F4.
Nikon Z 7 + 500mm F5.6 + adaptador FTZ | ISO 500, F8 a 1/1000s | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 500mm F5.6 + adaptador FTZ | ISO 500, F8 a 1/1000s | ©Antonio Vázquez
Un ratonero común se posa en busca de una presa en un campo de Castilla y León. Z7 con el 500 mm F5.6 y el adaptador FTZ, ISO 500, F8 a 1/1000s

La adaptación a trabajar con ella es prácticamente instantánea.


La tarjeta

La Z7 viene solamente con un compartimento para utilizar tarjetas XQD. La opción de poder hacer en otra tarjeta una copia de seguridad es muy importante en muchas ocasiones y el poder usar la ranura libre como segunda tarjeta para que no se agote mientras estas disparando me parece también una gran opción. A demás y aunque no pase nada, ni la agotemos, siempre es mejor llevar una segunda tarjeta en la cámara que no en el bolsillo o en una mochila. El riesgo de perderla o de que se dañe, se evita simplemente con eso.


La batería

EN-EL15b es recargable de iones de litio y su duración es de unos 350 disparos trabajando en modo S, sin ráfagas y con el visor electrónico puesto a 1 minuto para el apagado automático. En modo ráfaga se puede llegar a las 500 o más, con facilidad. No obstante, me parece que es imprescindible el uso de un grip, en el que se añada otra batería y nos posibilite trabajar con mayor comodidad, equilibrando mejor el peso de la cámara a la hora de trabajar con grandes teleobjetivos.

Las baterías EN-EL15 y 15A funcionan con esta cámara pero baja un poco su rendimiento respecto a las nuevas y no pueden cargarse en la cámara directamente, hay que utilizar el cargador MH-25A.
Nikon Z 7 + 500mm F5.6 + adaptador FTZ | ISO 500, F8 a 1/1000s | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 500mm F5.6 + adaptador FTZ | ISO 500, F8 a 1/1000s | ©Antonio Vázquez
La enorme resolución que tiene la Z 7 queda patente en este recorte de la fotografía de la página anterior. De una sola fotografía se pueden sacar varios encuadres sin que tengamos ningún problema a la hora de publicarlos o imprimirlos.


El enfoque

Nikon nos ofrece en esta cámara un sistema de enfoque de 493 puntos con una cobertura de autofoco amplísima que abarca el 90% del encuadre. Es decir, que prácticamente podemos poner el punto de enfoque en el lugar que queramos, incluidos los extremos y las zonas que antes no podíamos llegar de ninguna forma. Para hacer macrofotografía es algo maravilloso y ahora entiendo porque muchos compañeros aprecian tanto este sistema.

El enfoque es ultrarrápido y muy exacto, incluso trabajando con el adaptador y las lentes antiguas.

La opción que tenemos de seguimiento para obtener mejores resultados es dinámica por zonas y funciona, pero la cámara elije la zona de enfoque por su constraste y eso por desgracia no es siempre lo que deseamos. En el caso de las aves, sus alas suelen tener mas contraste que el cuerpo y al estar más cerca de nosotros, será lo que elija, cuando lo que realmente nos interesa son sus ojos ..... por lo que no nos sirve.
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/320s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/320s, -0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/250s | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/250s | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/200s, +0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/200s, +0,3 EV | ©Antonio Vázquez
El sistema integrado de reducción de las vibraciones me permitió trabajar en Río Tinto sin tripode y acceder a encuadres que no siempre son fáciles de obtener
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/80s, +0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/80s, +0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/160s, +0,3 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 200, F8 a 1/160s, +0,3 EV | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 100, F8 a 6 s de exposición | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 100, F8 a 6 s de exposición | ©Antonio Vázquez
El río Tinto fue el escenario elegido para probar la gama cromática y ver la resolución que daba la Z7 con el 24-70 F4. El resultado fue fantástico en todas las situaciones y tonos.

También es cierto que estoy muy acostumbrado a utilizar el enfoque de la D5, o de la D500, y quizás le estoy exigiendo algo para lo cual no ha sido diseñada.


Velocidad de disparo

La Z 7 nos ofrece una velocidad de disparo de hasta 9 fps con el AE bloqueado, es decir que se bloqueará la exposición y durante ese corto periodo de tiempo no veremos la escena en el visor (si trabajamos en raw y a 14 bits son 8) y 5,5 fps con AF/AE continuo, es decir con la visualización permanente.

No es que sea muy rápida pero si lo suficiente y más si pensamos que estamos trabajando con una cámara de 46 MP. El búfer es relativamente pequeño, con una capacidad de 20 imágenes en raw y 30 en JPG. Una vez realizadas la cámara puede volver a disparar de inmediato pero si no le damos tiempo a procesar las imágenes, la próxima ráfaga será más corta. La tarjeta XQD es muy rápida pero hay que pensar que cada raw viene a pesar unos 65 Mp y le lleva unos 30 s procesar una ráfaga completa. Si disparamos en JPG y completamos la ráfaga, la cámara disparará a un ritmo más lento pero no llega a detenerse por completo.
Nikon Zz7 + 24-70 F4 | ISO 1.600, F8 a 1/80s | ©Antonio Vázquez Nikon Zz7 + 24-70 F4 | ISO 1.600, F8 a 1/80s | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 1.600, F8 a 1/50s | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70 F4 | ISO 1.600, F8 a 1/50s | ©Antonio Vázquez
La Z7 nos permite captar una rica variedad de tonos cromáticos incluso en condiciones de luz escasa. Z7 con el 24-70 F4. Hayedo de Monasterio de Hermo (Asturias).


Control remoto

La cámara se puede conectar de forma remota mediante la conexión Wifi y ser disparada desde nuestro móvil mediante la aplicación SnapBridge, pudiendo controlar a distancia parámetros como: el diafragma, la velocidad, el ISO o la compensación de la exposición. Algo sumamente útil, sobre todo cuando estamos trabajando con el trípode a ras del suelo o en una posición incomoda. También mediante la conexión Bluetooth se pueden mandar archivos (tanto en baja como en alta) a otros dispositivos.


El vídeo

Nikon ha dotado a la Z7 con una grabación de vídeo extraordinaria, tanto en formato 4K UHD a 30p como a Full HD1080 a 120p. En la salida HDMI de 10 bits también se puede utilizar la función N-Log original, lo que permite recuperar 4 veces más información que con una grabación estándar de 8 bits, obteniendo la máxima calidad de imagen para editar y procesar el ajuste del color.

A demás el disparo a intervalos nos ofrece la posibilidad de realizar timelapses en 8K.
Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 2.000, F8 a 1/50s, -0,7 EV | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 2.000, F8 a 1/50s, -0,7 EV | ©Antonio Vázquez
Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 2.000, F8 a 1/125s | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 2.000, F8 a 1/125s | ©Antonio Vázquez
La calidad que ofrece el nuevo 24-70 mm F4 es fantástica y nos permite captar cualquier detalle con el máximo nivel de nitidez. En las imágenes una Russula sp. y un yesquero (Fomes fomentarius) en la Reserva Integral de Muniellos (Asturias)
Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 2.000, F11 a 1/60s, +0,3 Ev. | ©Antonio Vázquez Nikon Z 7 + 24-70mm F4 | ISO 2.000, F11 a 1/60s, +0,3 Ev. | ©Antonio Vázquez
El visor electrónico nos muestra antes de disparar la imagen final y eso nos permite compensar la luz con una precisión exacta, lo que nos evita tener que hacer pruebas de exposición constantemente. Reserva Integral de Muniellos.


Conclusiones

Nikon ha tardado en entrar en el mercado de las cámaras sin espejo pero con la serie Z, ha dado un paso de gigante y ha demostrado que ha llegado hasta aquí para quedarse y competir de igual a igual, con otras marcas que le llevaban casi una década de ventaja.

Hay cosas que mejorar, como: la doble ranura de tarjeta, el seguimiento en 3D, una mayor velocidad de disparo, un GPS (que hasta los móviles lo incluyen) ..... pero así y todo, la cámara es extraordinaria (hasta ahora en calidad de imagen, la mejor que he tenido en mis manos) y ha superado con creces todas mis expectativas, tanto que ya forma parte de mi equipo. ¿Quién lo diría? .... cuando hace solamente un mes no me interesaba para nada este sistema.
Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Sobre el autor
Antonio Vázquez
Antonio Vázquez
Antonio Vázquez (Sama de Langreo, Asturias 1959). Comienza su andadura profesional con la publicación de su primer reportaje en el año 1993 en la revista Natura, a partir de ahí sus fotos aparecen asiduamente en publicaciones españolas, como: National Geographic, Geo, Altair, Viajes de National Geographic o en otras europeas como la Wildlife BBC en la que es uno de los pocos españoles que ha conseguido publicar un reportaje completo. Todo eso le sirve de experiencia y trampolín para poder trabajar, durante casi una década, en la revista "Patrimonio Mundial”, de la UNESCO. Viajando y fotografiando los extraordinarios valores culturales y faunísticos que existen en nuestro mundo.Su obra ha sido galardonada tanto en el ámbito regional como en el nacional, a través de numerosos premios, aunque a partir del año 1.995 ha dejado de presentarse a los concursos, al ser nominado miembro del jurado de muchos de ellos.

Sus exposiciones “Fauna en peligro de extinción”. exhibida en Asturias, Madrid y La Coruña y “Orquídeas de España” en la Feria de Muestras de Gijón han sido un rotundo éxito tanto de público como de crítica. En 2009 es contratado por el Parque Nacional de los Picos de Europa para fotografiar toda la flora de este espacio protegido con el fin de divulgar al público las más de 1850 especies que allí viven. En este ambicioso Proyecto, pionero en España, también participan la Universidad de Oviedo y el Jardín Botánico de Gijón y su conclusión se espera para el 2015.
Ver más
Microsite
Serie Nikon Z
Foto de la semana
Participa Foto de la semana
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Lo más Nikon
Últimos posts Nikonistas Foro
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.