Macro con D300 y D700
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Fecha de publicación:  10/12/2008
Macro con D300 y D700
¿A quién quieres más, a papá o a mamá?
Jorge las Heras (Hermetic)
Mucho se ha hablado ya de las bondades de estas dos cámaras. La D300, más veterana en el mercado, supone el modelo más avanzado de Nikon dentro del formato DX (APS-C), y la D700, más reciente pero que en ningún caso sustituye a la D300, usa el alabado cuerpo de la D300 con el aún más piropeado sensor de formato completo (FX) de la D3.

Para el uso que vamos a comentar aquí, el de la fotografía macro, las similitudes entre D300 y D700 se hacen patentes en cuanto a criterios de calidad: sin embargo las diferencias que suponen los diferentes formatos de sensor también se ponen de manifiesto en este tipo de fotografía.

Hay que aclarar un concepto que a veces ha sido mal interpretado: el de la magnificación con los diferentes sensores, hasta el punto de que una marca conocida por su formato de sensor pequeño (exactamente la mitad que el de formato completo), publicita su capacidad macro como 2:1, cuando no es así en la realidad.

La capacidad de magnificación está en la óptica, no en el soporte: y un objetivo macro con capacidad 1:1 sigue teniendo la misma sea cual sea el tamaño del sensor sobre el que se use; es decir, que un objeto de un centímetro ocupe un centímetro en el sensor/película, independientemente del tamaño de éste. Que el sensor tenga un tamaño de 36x24 o de 24x16 o de 18x 13,5 mm dará igual ya que ese cm ocupará lo mismo en los 3 sensores. Donde sí existirá una diferencia será en la copia final, ya que se ha producido un recorte; y debido al factor de recorte también un cambio en el punto de vista, ya que a efectos prácticos (que no reales) un objetivo de 105 mm se convierte sobre un sensor DX en un 157,5 mm y sobre un sensor del estandar cuatro tercios se convertiría en un 210 mm. La magnificación es un parámetro que no depende del sensor, ni por tanto de su recorte. Es una relación entre el tamaño del sujeto real y el tamaño con que se proyecta sobre el plano del sensor.

En realidad el factor de recorte a lo que afecta principalmente es a la distancia a la que nos tendremos que colocar para sacar la misma foto, y esa siempre es menor cuando se aplica un factor de recorte; es decir, con un sensor FX nos tendremos que acercar más que con un sensor DX para llenar el encuadre con el mismo objeto. Esto es así en cualquier tipo de fotografía y con cualquier óptica que empleemos, pero en macrofotografía nos encontramos con un factor limitante: la distancia mínima de enfoque, que va a afectar a los resultados finales. Por ambas cosas la sensación usando la misma óptica es que cuanto más pequeño es el sensor mayor es la magnificación en la copia final... y siendo la misma sobre el sensor obtenemos un acercamiento mayor en la práctica, aunque el efecto se debe más a que perdemos los bordes (recorte) que a que ganemos acercamiento, la posibilidad de enfocar a la misma distancia con una focal más larga da en la práctica objetos más grandes en la fotografía final.

En este caso hemos empleado sobre D300 y D700 con la misma configuración uno de los objetivos más legendarios y nítidos de Nikon, el Nikkor 105mm f/2.8 AF-D Micro, un verdadero macro 1:1 de calidad contrastada y lo hemos usado con ambas cámaras a su mínima de distancia de enfoque (0,314 m), que es cuando proporciona la ampliación 1:1 y el resultado es el siguiente:

Fotos12 640

Para estos ejemplos, hemos usado como amable y desinteresado modelo a un ejemplar de Carpocoris mediterraneus, un chinche que pese a ser volador suele quedarse tranquilo unos segundos, los suficientes como para permitirnos cambiar de cámara sobre el mismo trípode. Le hemos “pedido su colaboración” al amanecer, cuando aún está frío... y será él mismo quien ponga fin a la sesión saliendo volando en cuanto se le calienten las alas.

Como vemos, la foto hecha con la D300 parece magnificar más que la hecha con la D700, ya que gracias al factor de recorte hemos conseguido la misma distancia de enfoque con un objetivo de mayor distancia focal (recordemos que esto siempre es relativo y no real, un 105 mm siempre es un 105 mm, pero en este caso más que nunca vemos su aplicación a efectos prácticos). Lo que ha pasado es que hemos obtenido ángulos de visión diferentes; en concreto 23°20' en FX y 15°20' en DX y eso da a la copia final un aspecto diferente.

Un factor adicional diferente es la calidad que se obtiene de la óptica con los distintos sensores. Es lógico que el sensor DX de la D300 obtenga lo mejor del Nikkor 105 mm f/2.8 AF-D Micro, ya que emplea únicamente el centro de las lentes para formar la imagen, es decir, usa sólo “el solomillo” de la óptica con un rendimiento muy regular desde el centro hasta las esquinas (en realidad no usa los bordes de las lentes). La D700, con su sensor FX, sin embargo, usa toda la óptica, y se encuentra con un descenso más acusado de calidad entre el centro y las esquinas.

En este objetivo la diferencia es poco acusada, dada su calidad, y menor aún si cerramos el diafragma como es habitual en macro, pero tal diferencia existe. Y nos encontramos con un problema adicional que no aparece cuando usamos el objetivo solo, pero si cuando empleamos tubos de extensión: el viñeteo.
Fotos34 640

Como vemos en estas fotos, la D300 no viñetea en ningún caso, ni siquiera con 3 tubos de extensión puestos (el set completo de 12, 20 y 36 mm), mientras que la D700 si lo hace, incluso empleando sólo el tubo de 12 mm cuando enfocamos a la menor distancia de enfoque como ocurre en la fotografía.

En este caso nos encontramos con una particularidad extra: mientras la D300 tiene un visor que permite ver el 100% de la toma, el de la D700 sólo permite ver el 95% (eso sí, con un visor más grande y luminoso, que recuerda al de las réflex de película de toda la vida y por el que da gusto mirar). Pero en este caso ese 5% de visión que perdemos nos impide apreciar hasta donde llega el viñeteo en el visor.

En macro se agradece ese visor grande de la D700, pero también el visor 100% de la D300 que permite ajustar al milímetro al componer. Con la de sensor FX por tanto, hay que acostumbrarse a que hay una pequeña parte de la imagen que va a ser incluída en la toma y que no estamos viendo por el visor, y encuadrar en consecuencia. Si se viene de un modelo inferior que tampoco tenga visor 100% (D60, D80, D90, D200, etc.) no hay mayor problema, pero acostumbrado al de la D300 o D2X hay que cambiar un poco el chip.

Gracias a la gran resolución y calidad de imagen de la D700, cuando nos encontremos con viñeteo podemos recortar el original. Es lo que hemos hecho en el caso de la siguiente foto, de esta pequeña Araniella cucurbitina, en la que hemos reencuadrado ligeramente por abajo y, para no perder muchos píxeles, como nos convencía la forma de la hoja en la parte superior no hemos recortado, sino que se ha recurrido a la herramienta de clonar de Photoshop para eliminar el viñeteo.

Con motivos más complicados tal cosa no será posible y eliminar el viñeteo nos supondrá una pérdida de más de un millar de píxeles.
Fotos56 640


En esta otra, de una Mantis religiosa, no hemos recortado nada en absoluto para no perder ningún píxel (a los puristas del macro no les gusta recortar lo más mínimo una fotografía, que toda la magnificación esté hecha en cámara). Como se ve, en el original las esquinas presentan las marcas del viñeteo: pero las hemos retocado sin dificultad gracias a la uniformidad del fondo.

Ya de paso hemos aprovechado para ajustar niveles con el fin de corregir la excesiva dominante naranja que el fondo ejercía sobre el cuerpo del insecto. No hay más retoque.
Fotos78 640


Hay otra diferencia entre ambas cámaras relacionada con el visor: la disposición de los puntos de enfoque. Ambas cuentan con 51 puntos y están situados igual... pero al ser más grande el sensor y el visor de la D700 ocurre que estos puntos sólo abarcan la zona central (lo mismo que pasa con la D3), mientras que están mucho más repartidos por todo el cuadro en la D300, y esto es una ventaja importante en macro, que permite enfocar y hacer medición puntual en zonas más distantes del centro sin recomponer el encuadre. Minipunto en este caso para la D300.
Por lo demás el enfoque es preciso y rápido en ambos modelos con esta óptica no motorizada... pero cuando usemos los tubos de extensión será mejor cambiar a enfoque manual (aunque sobre trípode ambas cámaras son capaces de autoenfocar con precisión con ellos puestos).

Lo mismo se puede decir del fotómetro, el mismo en los dos modelos y que en macro rinde de manera espectacular, ya usemos la medición puntual –típica en macro– la matricial o la ponderada al centro. También de forma idéntica funciona el sistema CLS de flash inalámbrico sobre ambas cámaras. Como la D300, la D700 también dispone de flash integrado y capacidad de controlar flashes remotos. Las fotos que ilustran este artículo están realizadas con sendos flashes SB800 sincronizados sin cables con la cámara, usando el integrado como máster.

Por lo que respecta a resolución, ambas cámaras tienen prácticamente la misma (12MP, con archivos de 4.288 x 2.848 píxeles para la D300 y 4.256 x 2.832 para la D700, diferencia mínima a favor de la D300); pero la nitidez y limpieza de imagen que proporciona la D700 es mayor, permitiendo ampliaciones algo mayores. Y, lo que es más importante, en la D700 el ruido es menor, como ya es sabido para su uso a ISOS altos. Pero el ruido también es menor en ISOS bajos, y todo aficionado al macro sabe que por las carencias de luz con que a veces trabajamos, sumadas a unos diafragmas muy cerrados, el ruido puede aparecer incluso a ISO 200 usando tubos de extensión.

La D700 además, apenas genera ruido cuando se usa el sistema de ganancia de rango dinámico D-Lighting, mientras que sí aparece algo al emplearlo en la D300. En estos recortes al 100% vemos la resolución y el nivel de ruido que da cada una de ellas. Hemos empleado un total de tres tubos de extensión (68 mm de separación) y la imagen de la D300 parece tener bastante más ampliación relativa, pero la de la D700 es más limpia:
Fotos910 640


Hemos hecho un par de capturas de pantalla usando un revelador RAW estandar (Adobe Camera RAW de Photoshop) que no reconoce los ajustes de la cámara como nitidez, tono, saturación, modo de color, etc, para así poder comparar en igualdad de condiciones.

Los recortes al 100% que pusimos antes proceden de estos mismos, y revelados con Capture NX o NX2 (recordemos que los NEF de la D700 sólo pueden ser revelados con NX2) se obtiene la nitidez elegida en la cámara y unas imágenes algo más limpias y nítidas, además de la comodidad de que reconozca la configuración elegida en la cámara.
11D700ACR 640

12D300ACR 640

Un factor ventajoso para la D700 en macro sobre la D300 es que a un sensor de mayor tamaño se ve menos afectado por el fenómeno de la difracción, que suele aparecer cuando cerramos mucho el diafragma.

Un sensor mayor soporta cerrar más diafragma porque la difracción le afecta menos gracias precisamente a su mayor círculo de confusión. En la práctica la diferencia es mínima, porque lo que perdemos con el sensor más pequeño lo ganamos al usar sólo el centro de la lente, pero no queríamos dejar de reseñar este hecho óptico.

Una diferencia que se suele citar al cambiar de formato es la profundidad de campo, que es algo distinta según se use un sensor más grande o más pequeño, y la PDC es un factor fundamental al trabajar en macro. Por tanto ¿hay diferencia en este apartado entre D300 y D700 en el uso de la profundidad de campo? En este caso la diferencia existe, pero es poco apreciable. Tenemos que tener en cuenta que la PDC depende de cuatro variables:
1. Distancia al sujeto enfocado: a mayor distancia mayor PDC.
2. La apertura de diafragma: a mayor apertura menor PDC.
3. La distancia focal empleada: a más focal menos PDC.
4. El tamaño del sensor: a mayor tamaño más PDC.

En este caso, aplicado al macro, hay dos efectos contrapuestos y la diferencia final de PDC dependerá de cuál domine. El cambio de focal o de distancia influye más en la PDC con lo que el resultado final es que la toma con la D700 manteniendo encuadre y apertura de la lente tiene más PDC. En este caso no hay apenas diferencia y no es un tema que deba preocuparnos en exceso, ya que hemos usado el mismo objetivo.

Si pretendiéramos tener el mismo ángulo y “acercamiento” de la imagen dentro del cuadro, con la D700 en vez de un 105 tendríamos que haber empleado una óptica de 157,5 mm: y en ese caso la PDC sí sería más corta por el aumento de distancia focal.

La conclusión es que ambas son dos cámaras fenomenales para su uso en macro. La D300 tiene como ventajas la disposición de los puntos de enfoque, la mayor aproximación relativa derivada del factor de recorte que le da un 1,5 más de focal a los objetivos a efectos prácticos, su visor con 100% de cobertura y que no se produce viñeteo en ningún caso.

La D700 tiene a su favor la mayor limpieza de imagen en su sensor y su enorme visor, aunque su cobertura no llegue al 100%. Hasta aquí parecería que la D300 es más recomendable, sobre todo por el viñeteo en la D700... pero si queremos hacer macro sin recurrir a los flashes inalámbricos iTTL de Nikon que tan bien funcionan descubriremos otro punto a favor de la D700: poder hacer fotos macro a ISO's altos.
131800ISO 640

Por ejemplo, en el caso de este grupo de setas Clitocybe nebularis fotografiado en su hábitat natural, un pinar oscuro en la última hora del día, disparamos sin flash, aprovechando únicamente la escasa luz natural disponible.

La D700 combinada con el Nikkor 105 2.8 nos permitió disparar a 1.800 ISO y el ruido, aun en una toma tan cercana, brilla por su ausencia. No llevaba encima la D300 en esta ocasión para comparar, pero creo que ante la falta de luz no habría resistido el impulso de sacar los flashes para hacer la misma foto, ya que aunque la D300 permite disparar hasta 1.600/3.200 ISO sin problemas en tomas normales, en macro con poca luz el ruido aparece mucho antes y por encima de ISO 800 habríamos obtenido algo. Con la D700 incluso a 3.200 ISO habríamos obtenido un ruido prácticamente nulo y hasta aceptable a 6400 ISO, sobre todo si recurrirmos a la técnica de derecheo del histograma.

Así que ¿D300 ó D700 en fotografía macro? Elige mejor por otros usos, porque en macro cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero ambas son formidables para macrofotografía.
Nikon Mirrorless
Mirrorless Nikon Z
Foto de la semana
Foto de la semana 2020
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Lo más Nikon
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.