Tercer Grado | Nikon Z series Pedro Hernández
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Tercer Grado | Nikon Z series
Pedro Hernández

12

May2020
Pedro Hernández Pedro Hernández
Fotógrafo freelance nacido en Murcia en 1979, Pedro Hernández tuvo una formación técnica en Fotografía y Marketing. Estudió en la vieja escuela del “carrete” y es Nikonista incondicional desde su primera réflex, una Nikon F80, que sigue funcionando como un reloj después de 20 años.
Empezó a ejercer como fotógrafo musical y redactor en revistas especializadas en 1996. Tras su etapa en medios musicales, decidió buscar nuevos retos fotográficos, especializándose en retrato y fotografía de paisajes, para regresar años más tarde a la fotografía musical de alto nivel. En la actualidad, compagina la fotografía de artistas y conciertos para varios medios como Rock Culture, The Metal Circus o Metal Hammer España con la fotografía de producto para la marca de amplificadores Orange Amps. Músico aficionado, busca mezclar su visión fotográfica con la musical. Su reto fotográfico es conseguir que la fotografía transmita al público las sensaciones del músico y del directo.
Instagram: @picfromthepit
Facebook: @picfromthepit

¿De dónde viene tu pasión por la fotografía? Cómo empezaste?

La verdad es que es algo que me viene de muy pequeño. Recuerdo que mi tío era aficionado a las fotos y tenía cámaras muy chulas “de esas con zoom grande” y alucinaba cuando me dejaban usarlas para fotografiar cosas lejanas desde el anonimato de la distancia. La afición fue creciendo hasta que con 19 años decidí hacer un módulo profesional de fotografía mientras estudiaba en la universidad, motivado principalmente por querer capturar como recuerdos las imágenes que veía en los conciertos de rock, mi otra gran pasión. Eran otros tiempos, disparábamos con carrete, cargábamos la película a mano en una habitación oscura y usábamos una tabla con una púa para medir la longitud exacta de un rollo de 24 fotos… Imagínate… Jajaja… Todo el proceso de revelado y ampliado también lo hacíamos a mano… Desde luego era un mundo bien distinto al de ahora.

¿Qué fotógrafos te han influido?

Annie Leibovitz, sin duda la mejor. ¿Sabéis esa foto de Lennon desnudo abrazado a Yoko en la cama? Seguramente sea la fotografía más famosa de la historia de la música… También fue la fotógrafa oficial de los Rolling Stones en su época más salvaje. Ha llovido mucho desde entonces y sus trabajos actuales sólo podría definirlos como perfectos. Su uso de la luz está por encima de todos, miles de kilómetros de distancia diría yo... Sus retratos te miran y te hablan. Te hacen sentir pequeño. Annie pasó de fotógrafa musical a fotógrafa oficial de la Reina de Inglaterra... Casi nada… Y son muchos los famosos que sólo quieren ser fotografiados por ella. Decir que me ha influenciado sería absurdo. Ni en 10 vidas sería capaz de conseguir hacer algo parecido, pero si me preguntan qué fotógrafo me gustaría ser, sería sin duda Annie, la jefa.

Ross Halfin, el hombre que siempre estuvo allí. Sin ser un alarde técnico (él es el primero en reconocerlo) su mayor virtud es tener la confianza de los músicos para meterse “hasta la cocina” y mostrar imágenes del día a día de las bandas. Si la fotografía es saber capturar el momento, Ross es único en esto. Es el fotógrafo por excelencia de las grandes giras de los 90. Nikonista empedernido.
Ralph Perou hace cosas impresionantes, sus fotografías te llevan a realidades alternativas. Sus trabajos con Marilyn Mason son impresionantes.
Mick Rock es el fotógrafo del rock británico. Las fotos más icónicas de Queen o David Bowie son suyas. Uno de los mejores.
Jim Marshall (que no tiene nada que ver con el otro Jim Marshall inventor de los famosos amplificadores Marshall). Fue el fotógrafo del rock de los 60 y 70, del verano del amor, del movimiento hippie. ¿Sabes esa foto de Hendrix que te viene a la cabeza, la primera cuando piensas en él? Es suya. ¿Jim Morrison, Cash, Dylan, Joplin, The who? Son suyas también.

En España también hay compañeros muy a tener en cuenta. Domingo J. Casas es el fotógrafo de “La Movida”, ha fotografiado a todos los artistas imaginables nacionales e internacionales y podría pasar horas escuchando sus historias. Xavi Mercadé en Barcelona también lleva toda la vida al pié del cañón. Ambos Nikonistas. Juan Pérez Fajardo hace unos retratos impresionantes, tiene un blanco y negro que enamora, Juan es muy Top. Sería injusto nombrar sólo a uno e imposible nombrarlos a todos… hay muchos más compañeros buenísimos y de todos aprendo siempre algo.

¿Recuerdas tu primera cámara?

Tuve varias compactas de pequeño, pero mi primera cámara réflex profesional fue una Nikon F80 que me compré cuando yo tenía poco más de 20 años con la ayuda económica de mi familia y algo de dinero que ahorraba de los bocadillos de la universidad y de algunos trabajillos relacionados con la música que me salían... Era una gran cámara, todavía funciona perfectamente, ahí comenzó mi amor por Nikon, y 20 años después sigo fiel. No sé cuántas fotos llevará mi vieja F80…
La fotografía de conciertos con carrete era otra historia, nada que ver con las digitales, que nos han facilitado la vida muchísimo. Antes, cada foto te la pensabas, ibas cargado con numerosos rollos de distintas ISO… Recuerdo que yo mismo me hacía los carretes encerrado en el baño tapando la rendija de la puerta con una toalla… Y los hacía de muy pocas fotos por si tenía que cambiar de ISO o entre color y monocromo. Algunos chavales que lean esto deben pensar que hablo de la prehistoria…

¿Cuál es el equipo con el que trabajas? ¿Cuál es tu óptica favorita?

Actualmente, trabajo con 3 cuerpos: una Nikon Z6, una D850 y mi fiel D750 que sigue siendo una campeona. Cuando tengo que trabajar en salas con poca luz suelo llevar la Z6 y D750, ya que su relación de ruido es excelente, puedes disparar a ISO 6400 tranquilamente sin que la imagen pierda calidad. Para recintos mas grande como estadios, palacios de deportes o grandes festivales cambio la D750 por la D850 por su capacidad de ampliación y recorte. La que no sale de la bolsa desde que entró es la Z6, es una pequeña maravilla.
Respecto a objetivos, mis favoritos son Nikkor 16mm fish-eye 2.8 y Nikkor 70-200 vr2 2.8, los dos extremos siempre van en la bolsa. Hay veces que si la sala es pequeña añado un 24-70 2.8 o lo sustituyo por el 70-200. Ojalá anuncie Nikon pronto un ojo de pez luminoso para las Z. El 8-15 actual es muy bueno, súper nítido y con un enfoque muy preciso, pero para conciertos es necesaria siempre una apertura de 2.8 por lo que sigo con mi viejo compañero 16mm Af-D. Me gusta tanto que tengo dos unidades de esta óptica.

El gran diámetro de La montura Z facilita una mayor captura de luz, mayor uso compartido de datos y poder tener objetivos más pequeños. ¿Cómo te afecta esto al tipo de fotografía que realizas? ¿Cuándo usas el sistema mirrorless?

Al principio era algo escéptico con las mirrorless, he sido de los últimos en dar el salto y me arrepiento de no haberlo hecho antes. La Z 6 es muy buena cámara, tan buena y tan rompedora que ha cambiado mi forma de trabajar, algo que no me ocurría desde el salto de película a digital. En mi último concierto antes del confinamiento con el Covid-19 recuerdo que había actualizado el firmware a la última versión con reconocimiento de ojos y era increíble ver como localizaba el ojo y lo seguía perfectamente en el escenario entre luces, humo y todo tipo de distracciones. Jamás pensé que haría un concierto usando únicamente el enfoque automático con detección de ojos, pero es que es tan bueno que ahora volver a usar el punto único y desplazarme por el encuadre buscando el foco me parece un engorro comparado con usar la Z 6.

Otro punto a favor es la ausencia de front focus o back focus. Cuando tienes unos pocos segundos para hacer un retrato posado a un artista, nada puede salir mal. Muchas veces no quieren que uses flash, lo cual te obliga a aperturas tipo 1.8 o 2.8 donde la profundidad de campo y el enfoque son críticos. No puedes fallar, no hay repetición, si no sale bien la pierdes. En esas situaciones te alegras de tener una Z6 en el equipo.

También he notado mucho que, cuando usas ópticas Z, la nitidez en los extremos de la imagen apenas se diferencia de la del centro, es asombroso, incluso a grandes aperturas. Además, el disponer del adaptador ftz que permite usar todas las ópticas G y Af-d es una gran ventaja para los que llevamos toda la vida con Nikon.

¿Cuánto tiempo dedicas a la edición y organización de las fotografías?

Pues depende bastante del tipo de foto. En el rock and roll va todo muy rápido… Vas al concierto, tienes tres canciones para hacer fotos (en el mejor de los casos) y en la cuarta canción ya te vas subiendo en el coche y te vas corriendo a casa a editar y enviar al medio porque se tiene que publicar al día siguiente o ya no es noticia… En estos casos suelo trabajar con pre-ajustes que he creado anteriormente para poder ir más rápido, aunque la edición final siempre la personalizo en cada foto.

Si, por el contrario, son fotos de una sesión con posado del artista o promocionales de producto (como las que hago para Orange Amps), ahí si empleas más horas. Respecto a la organización es algo fundamental para evitar sustos con fotos perdidas y cosas así. Todo con copias de seguridad por triplicado, una en local y otra en la nube.

¿Utilizas redes sociales? ¿Qué red utilizas más y cuánto tiempo le dedica?

Reconozco que a día de hoy son muy importantes las redes sociales para promocionar tu trabajo. Como licenciado en Marketing debería aplicar más mis conocimientos en esta área, pero tengo que admitir que muchas veces me cansa… Ves fotos tremendas de compañeros profesionales con apenas 100 likes y luego sube cualquier “influencer” un selfie en el espejo del WC y se lleva decenas de miles likes, así que no se realmente qué sentido tiene esto de las redes sociales para un fotógrafo cuando es más importante la popularidad o “enseñar carne” que la calidad de la imagen. Que nadie me malinterprete, hay fotos eróticas muy bonitas y muy profesionales, hablo de la típica foto con el móvil delante del espejo… es lamentable.

Por otro lado, los algoritmos de las redes sociales juegan en contra de los profesionales de modo que o compras publicidad para que te destaquen o eres invisible entre miles de “fotógrafos” amateur.
También tienes la otra cara de la moneda, fotógrafos que compran seguidores (algo prohibido y bastante feo) y ves que tienen una legión de seguidores, pero apenas 30 likes en las fotos… Algo falla… Por desgracia, algunos promotores siguen acreditando fotógrafos mirando cuantos seguidores tienen (aunque sean falsos seguidores) lo cual va en perjuicio del profesional serio…

La verdad es que las redes sociales son un mal necesario de nuestro tiempo, pero prefiero ir a exposiciones antes que ver fotos en Instagram. En una exposición ves la foto tal cual la concibe el fotógrafo mientras que, en Instagram, en función del móvil que tengas, ves unos colores u otros o más contraste… Como veis, tengo una relación amor odio con las redes sociales.

¿Qué fotografía o reportaje que hayas realizado recuerdas con especial cariño?

Hay varias… La primera vez con Metallica en 1999 la recuerdo con especial cariño. Yo era un crío con mi réflex, mi primer gran concierto... Tenía más miedo que vergüenza, pero al final todo salió bien.
La primera vez en escenario con una banda importante también la recuerdo con mucho cariño. Fue con M-Clan, con la formación original con Santiago Campillo, cuando la gira Coliseum… No es lo mismo estar en el foso que en el escenario... Siempre es un honor cuando te dejan estar arriba con ellos, pero a la vez una enorme responsabilidad.
Más recientemente recuerdo grandes momentos con Rage Against The Machine, Michael Schenker, Maceo Parker o Wilko Johnson. Todos los artistas tienen muchas cosas que contar. O cuando estuve de fotógrafo oficial de Glenn Hughes, conocido como “la voz del rock”, un tipo muy amable que es historia del rock por derecho propio y que me hizo la sesión de fotos súper sencilla y divertida. Lo bueno de ser fotógrafo de rock es que tienes una gran cantidad de buenos recuerdos.

¿Qué consejo darías a alguien que está empezando en esta profesión?

Que se lo piense mucho y que no opte por la fotografía musical si quiere vivir de esto jajaja…

Ahora, hablando en serio, actualmente el mercado está muy saturado... Muchos profesionales se quejan del intrusismo de los fotógrafos amateur y es un debate muy largo y complejo. Por un lado, puedes pensar que si un amateur te quita tu trabajo es que igual no eres suficientemente bueno, pero por otro lado también puedes pensar que la calidad no está bien remunerada, al menos en España, y por eso los fotógrafos amateurs que rebajan su caché se están quedando con el mercado...

Intentando responder a la pregunta, un consejo que daría a un fotógrafo que está empezando es que no ponga todos los huevos en la misma cesta… Hoy en día, un fotógrafo profesional tiene que hacer de todo, y la mayoría consiguen más ingresos impartiendo cursos o charlas, haciendo shootings o videos de YouTube, que vendiendo sus fotografías.

En resumen, mi consejo sería ese: aprende, estudia, pero busca un plan b en algo relacionado con la fotografía y que te guste, para conseguir unos ingresos extra. Y, sobre todo, conoce a fondo tu equipo, experimenta con él, llévalo a los límites y quizá te sorprendas de lo que las cámaras actuales pueden hacer… Aprende las reglas para luego saltártelas.

Explica alguna anécdota curiosa que te haya ocurrido realizando alguno de tus trabajos

Hay demasiadas jajaja… Cuando tienes contacto con estrellas del rock las anécdotas son infinitas. Son gente muy especial, con mucho mundo… Los hay muy sensatos, pero también los hay muy locos… Son personas muy especiales y te diría que cada trabajo deja de media 2 o 3 anécdotas.

Una de las más especiales fue en mi primer gran concierto de Metallica en el 99 que mencionaba en una pregunta anterior. Pedí prestada una réflex buena y me prestaron una Nikon F50 con un 24-80mm y me sentía el tipo más profesional del mundo jajaja… Estuve trabajando en la rueda de prensa y durante el concierto. Al terminar hubo un encuentro de la banda con fans y por algún motivo acabé allí metido… Yo llevaba el pelo largo por aquel entonces y le confesé a un miembro de la banda que me había apostado el pelo con un amigo a que conseguía el trabajo y podría fotografiar a Metallica. El tipo no se lo pensó dos veces, corriendo llamó a uno de los técnicos de la banda al que le pidió unas tijeras “por si me arrepentía y al día siguiente no me cortaba el pelo” … Al día siguiente tuve que ir a la peluquería a corregir el desastre que me hizo en la cabeza… digamos que son mejores músicos que peluqueros jajaja… Si alguna vez tengo hijos podré contarles que a su padre le cortó el pelo un miembro de Metallica jajaja… La verdad hay infinidad de anécdotas.

Muchas gracias!
 
©Pedro Hernández ©Pedro Hernández
Datos técnicos:
Modelo cámara Nikon Z 6
Objetivo NIKKOR 16mm Af-D f2.8 Fisheye
Velocidad 1/320
Apertura f 3.2
ISO 1000
Distancia focal 16mm


Datos de captura:
La fotografía fue tomada durante el concierto del grupo The Hives, en el festival Mad Cool.

La fotografía de conciertos, pese a lo que pueda parecer, tiene un 80% de preparación y un 20% de improvisación. Los repertorios suelen ser muy similares de un concierto a otro por lo que, si has hecho los deberes, puedes intuir en qué zona del foso debes estar según la canción (aunque esto hay veces que falla y no ocurre lo que piensas que va a ocurrir).
En este caso el foso tenía una parte frontal muy estrecha con un saliente (conocido en el argot como “provocador”) y un compañero y yo decidimos quedarnos ahí esperando a que el cantante saliese al borde para juntarse con el público. Lo tenía literalmente encima y yo tenía medio cuerpo fuera del foso para intentar conseguir más ángulo. Pese a ello, me faltaba aun medio metro más, por eso uno de los pies sale medio cortado. Cortar alguna extremidad sería “pecado mortal” siguiendo las reglas, pero en este caso está disculpado por el dinamismo de la foto y la profundidad que hacen que, al recorrer la imagen con la mirada, la vista no vaya a los pies sino al torso del cantante y a grandiosidad del escenario, siendo una imagen bastante inmersiva que te hace partícipe de la banda al estar literalmente encima del escenario. Es lo que comentaba antes de conocer las reglas para saber cuándo saltártelas.

He elegido esta imagen por mostrar el uso que se puede hacer en una lente clásica como el Nikkor 16mm f2.8 Af-d Fisheye para conseguir una imagen panorámica cuando apenas hay espacio para disparar. El motivo de cerrar a f3.2 es conseguir un poco más de profundidad de campo intentando que el fondo salga enfocado.

Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Nikon Mirrorless
Nikon Mirrorless - Montura Z
Foto de la semana
Foto de la semana 2020
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Lo más Nikon
Últimos posts Nikonistas Foro
Últimos posts
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.