Nikon Z 50 | Impresiones, lo pequeño nunca fue tan grande
Descarga la app
Síguenos
web de usuarios de cámaras digitales Nikon, un espacio del grupo Finicon
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Nikon Z 50 | Impresiones, lo pequeño nunca fue tan grande

8

Ene2021
última carrera de MotoGP que se celebró en el Circuito Ricardo Tormo (Cheste, Valencia) | © José A. Chavero última carrera de MotoGP que se celebró en el Circuito Ricardo Tormo (Cheste, Valencia) | © José A. Chavero
Nikon Z 50 en tres competiciones deportivas de primer nivel: Uefa Champions League, Euroleague de Basket y MotoGP. Nikon Z 50 en tres competiciones deportivas de primer nivel: Uefa Champions League, Euroleague de Basket y MotoGP.
Días antes de la última carrera de MotoGP que se celebró en el Circuito Ricardo Tormo (Cheste, Valencia) recibí del Servicio Profesional de Nikon (NPS) una caja con la nueva Nikon Z 50 con cero disparos…, la primera cámara sin espejo en formato APS-C que la marca saca al mercado, junto con un objetivo que forma parte del kit y que presenta un rango focal de 16 mm a 50 mm, con una luminosidad que va de f/3.5 a f/6.3 y el ya conocido adaptador FTZ para poder usar los objetivos con montura F de la marca y de marcas auxiliares, con la nada desdeñable misión de exprimirla al máximo en tres competiciones deportivas de primer nivel: UEFA Champions League, Euroleague de Basket y MotoGP.

Antes de empezar a plasmar mis impresiones sobre el funcionamiento de la cámara quiero agradecer a Javier Garrido, responsable del NPS, la confianza puesta en mi trabajo a la hora de ofrecerme la realización de este artículo y de igual manera agradecer el apoyo constante de los operarios desplazados al Circuito de Cheste (Manel y Santi) a la hora de mantener los equipos fotográficos siempre a punto.

La sensación que me dio la Z 50 nada más sacarla de la caja fue muy buena, el agarre por la empuñadura es excelente y el cuerpo es pequeño y ligero. El trabajar con el adaptador para objetivos de la serie F (FTZ) no supuso ningún problema respecto a la manejabilidad del conjunto trabajando con el equipo a pulso; hablo del objetivo NIKKOR 24-70 f2.8 y del objetivo NIKKOR 70-200 f2.8 VR II, con el uso del objetivo NIKKOR 300 f2.8 VR y el objetivo NIKKOR 180-400 f4 si utilicé el monopie.
 El trabajar con el adaptador para objetivos de la serie F (FTZ) no supuso ningún problema respecto a la manejabilidad de los teleobjetivos grandes | © José A. Chavero El trabajar con el adaptador para objetivos de la serie F (FTZ) no supuso ningún problema respecto a la manejabilidad de los teleobjetivos grandes | © José A. Chavero
(FTZ) no supuso ningún problema si trabajas con el equipo a pulso | © José A. Chavero (FTZ) no supuso ningún problema si trabajas con el equipo a pulso | © José A. Chavero
La Nikon Z 50 no dispone de la opción que permite configurar del mantenimiento del enfoque sobre el sujeto aun cuando puedan aparecer en el encuadre elementos que hagan que este pierda el motivo principal, aún con ese handicap que carece de importancia para eventos de motor, pero que es importante para deportes donde la acción se conduce de manera errática, el descarte de fotos por fallos en el sistema de enfoque fue bajo en Moto GP, normal en el futbol y algo superior a lo normal en el basket, hablando siempre desde mi experiencia trabajando con cámaras de la serie D (desde la Nikon D3 a la Nikon D4S). Si existe la posibilidad de disociar el enfoque al botón trasero donde está la función AE-L/AF-L, (al no existir el botón AF-ON reservado para ese uso del que otros modelos si disponen), cosa que yo hice desde el primer momento al trabajar siempre con el AF-C en el botón trasero.
La Z 50 en plena accion en competiciones deportivas de primer nivel | © José A. Chavero La Z 50 en plena accion en competiciones deportivas de primer nivel | © José A. Chavero
La Z 50 en la Euroleague de Basket | © José A. Chavero La Z 50 en la Euroleague de Basket | © José A. Chavero
La Z 50 en la Euroleague de Basket | © José A. Chavero La Z 50 en la Euroleague de Basket | © José A. Chavero
Destacar la fiabilidad del visor electrónico para su uso en exteriores en situaciones de fuerte contraluz y por su nitidez, definición y fidelidad de los colores mostrados en cualquier circunstancia.

La pantalla LCD posterior me fue de gran utilidad, aunque algo más de abatibilidad no le hubiera venido mal, sobre todo en el basket donde al separar el ojo del visor se puede enfocar perfectamente a través de ella por su nitidez, tamaño adecuado y resolución para obtener planos contrapicados y captar momentos distintos (Foto X). La comodidad de que sea táctil le añade un plus a la hora de acceder a la rápida modificación de parámetros e incluso para enfocar y disparar a través de ella (Foto X).
La pantalla LCD posterior me fue de gran utilidad | © José A. Chavero La pantalla LCD posterior me fue de gran utilidad | © José A. Chavero
De igual manera la utilicé en una de las ruedas de prensa en Moto GP donde tenía compañeros más altos que yo delante y tuve que disparar con los brazos en alto y enfocar a través de ella (Foto X), no quiero pasar por alto que me fue muy útil la opción del silencioso (que funciona aún disparando en ráfaga) su uso es casi obligatorio por respeto a los que hablan y escuchan, al igual que para captar momentos donde el sonido del obturador puede ocasionar molestias a los deportistas durante momentos puntuales de la acción (tenis, tenis de mesa, golf, etc.) al igual que a oradores (ruedas de prensa, comunicados, etc.).
La pantalla LCD posterior me fue de gran utilidadlas ruedas de prensa en Moto GP | © José A. Chavero La pantalla LCD posterior me fue de gran utilidadlas ruedas de prensa en Moto GP | © José A. Chavero
Tras haber realizado cerca de 15.000 fotos con la Nikon Z 50 en los tres eventos siempre utilizando el Modo de Enfoque en AF-C, prioridad al disparo y la Zona de AF en Zona dinámica, destaco la fiabilidad y precisión del enfoque (que como en casi todas las cámaras con las que he trabajado) ambos parámetros decaen a medida que la falta de luz se hace patente en mayor o menor medida al igual que la falta de contraste en la mayor parte del objeto a fotografiar bien sea por fuertes contraluces y/o por colores que tengan poco contraste, siempre según con que cámara se compare.
La Nikon Z 50 fotografiar bien sea por fuertes contraluces y/o por colores que tengan poco contraste | © José A. Chavero La Nikon Z 50 fotografiar bien sea por fuertes contraluces y/o por colores que tengan poco contraste | © José A. Chavero
Retrato de carrera de MotoGP hecha con la Nikon Z 50 | © José A. Chavero Retrato de carrera de MotoGP hecha con la Nikon Z 50 | © José A. Chavero
El capítulo del rendimiento a ISO altos merece una mención especial…, durante el test tenía claro que para que los resultados fueran totalmente honestos a la hora de presentar las fotos el ISO lo iba a mantener en AUTO para ver de “que pasta estaba hecha esta Nikon Z 50”, siempre adaptando el resto de parámetros a mis necesidades; abertura de diafragma, velocidad, exposición, etc., siempre disparando en JPG y con el WB también en AUTO…, esto era de especial importancia donde la fuente principal de luz era artificial; campo de futbol y cancha de basket donde trabajé en modo manual a 1/1000 de velocidad de obturación y a f2.8 de abertura de diafragma en ambas situaciones, en el basket la ISO se fue hasta 25000 y para el futbol a 8000, moviéndose la franja de la mayoría de las fotos de 4000 a 8000 de ISO y de 1800 a 3600 de ISO respectivamente. En cualquier caso los archivos resultantes mostraban una limpieza de ruido que las hacía totalmente utilizables sin necesidad de aplicar ningún software de reducción de ruido. La reconocida calidad del sensor de la D500 tiene gran “culpa” de que el resultado final de los archivos sea de gran calidad, ya que incluso con el uso del Balance de Blancos en AUTO, este no necesita casi de correcciones posteriores.
Retrato realizado en cancha de basket donde trabajé en modo manual | © José A. Chavero Retrato realizado en cancha de basket donde trabajé en modo manual | © José A. Chavero
La nikon Z50 en la Uefa Champions League | © José A. Chavero La nikon Z50 en la Uefa Champions League | © José A. Chavero
El disparo en ráfaga es una prestación muy valorada por los fotógrafos de deportes, yo particularmente la uso en deportes de motor muy poco, casi exclusivamente para barridos, en futbol y basket más aunque en cualquier caso siempre es mejor tener a disposición los hasta 11 fps que ofrece la Z50 que no tenerlos…, su uso es configurable en tres modos: de 1 a 4 fps, 5 fps y 11 fps. Su precisión está acorde con la de otras cámaras a las que he probado y me he referido anteriormente.
 © José A. Chavero © José A. Chavero
© José A. Chavero © José A. Chavero
© José A. Chavero © José A. Chavero
Uno de los puntos que genera controversia es de la duración de las baterías ya desde que Nikon puso la serie Z en circulación, ya lo defendí en el artículo de la Nikon Z 6 y voy a volver a hablar de mi experiencia; en el estreno de la  Nikon Z 50 en Moto GP hice unas 4200 fotos con una batería y aproximadamente el 75 % de una segunda, en el fútbol unas 1500 fotos con el 85% de la batería consumida y en el basket unas 1200 fotos casi con la batería agotada, aunque toda la segunda parte usé la pantalla trasera como visor para enfocar con el gasto energético que ello supone. Para mí estos valores de durabilidad de la carga de la batería son más que adecuados teniendo en cuenta el trabajo intensivo que tuvo sobre todo el AF durante los tres eventos con el adaptador y objetivos de la serie F. La Z 50 cuenta con el “plus” de que la batería se puede cargar estando dentro de la cámara mediante un “power bank” por el puerto Micro USB que dispone en el lateral, siempre y cuando la cámara se encuentre apagada.

Si quieres “deslumbrar con tu equipo de trabajo” a los compañeros en las salas de prensa o donde coincidas con otros profesionales, la Nikon Z 50 no te va a ayudar a ello y menos en fotografía deportiva donde los cuerpos de las cámaras réflex “tradicionales” son mayoría (de momento…), pero no hay que dejarse engañar por su “apariencia”, la Nikon Z 50 lleva incorporado el sensor de la Nikon D500 (la última maravilla réflex de Nikon en formato APS-C) y un procesador Expeed 6 que se encarga de moverla por dentro, esta combinación es determinante para realizar el trabajo con total profesionalidad.

Antes de concluir con mis impresiones sobre el resultado obtenido con la Nikon Z 50 para deportes, quería comentar que como ya tuve la ocasión de comprobar durante el test de la Nikon Z 6, hay que acostumbrarse a la repuesta del disparador porque responde con un cierto “lag” (retraso) desde el momento que “vemos” la acción que queremos captar por el visor hasta que apretamos el disparador y la acción es captada…, esto si nos iniciamos en la fotografía de acción directamente con el sistema Z solo requeriría un mínimo periodo de adaptación a esa respuesta, si venimos del mundo réflex en fotografía de acción, este hecho nos puede llegar a frustrar al principio del cambio sobre todo en deportes donde el “objeto” se mueve de forma errática e impredecible, con lo cual yo recomiendo paciencia y ganas de aprender a manejar las peculiaridades del nuevo sistema.
© José A. Chavero © José A. Chavero
© José A. Chavero © José A. Chavero
CONCLUSIONES:

Por todo lo anteriormente detallado y expuesto, la Nikon Z50 ha demostrado un comportamiento para deportes/acción a la altura de cualquier cámara réflex de las que he tenido y/o probado hasta la fecha, evidentemente teniendo siempre en cuenta la relación Precio/Prestaciones/Ficheros JPG originales.

A Favor:

- Visor electrónico.
- Sensor de Nikon D500 (Calidad archivos JPG)
- Procesador Expeed 6 (Modulo enfoque)
- Rendimiento a ISO alto (Ausencia molesta de ruido)
- Empuñadura (Agarre)
- Accesibilidad a los controles (Menú intuitivo, pantalla táctil, rueda selectora, etc.)
- Pantalla abatible.
- Disparo silencioso.
- Velocidad y precisión de la ráfaga (Modo Extendido)
- Objetivo 16-50 del kit (ligero y pequeño, a la altura del cuerpo de la cámara)

En Contra:

- Falta de precisión durante el uso del AF-C en seguimiento de objetos que en la mayoría su superficie no presenten buen contraste, bien por zonas en que se proyecte un fuerte contraluz y/o por zonas con unos colores que sean poco contrastados (sobre todo en el disparo en ráfaga).

- Dificultad para disparar en vertical (no hay posibilidad de adaptar un grip que cuente con botón de disparo integrado, el problema se agrava al utilizar el adaptador para objetivos de montura F)
- No dispone de segunda ranura de tarjetas (Aunque fuera una triste Micro USB)
- Objetivo del kit poco luminoso (f3.5-f6.3)
© José A. Chavero © José A. Chavero
Comentarios
Envianos tu comentario
Opine sobre la notícia que acaba de leer y en breve será publicada.
* Campos obligatorios
Sobre el autor
Jose Chavero
José Chavero
Fotógrafo freelance especializado en fotografía deportiva, nacido en Valencia en 1964.

Su inicio en el mundo de la fotografía lo lleva a la fotografía deportiva y de acción, especialidad en la que sigue enganchado..., capturar "el momento" en cualquiera de las modalidades deportivas que a cubierto acreditado; Formula 1, Moto GP, Superbikes, Baloncesto ACB, Fútbol 1ª División, Tenis, etc., es lo que sigue haciendo disfrutar de la fotografía, aprendiendo de los buenos fotógrafos de los que siempre se ha rodeado.

Su mayor satisfacción en lo que lleva de trayectoria no ha sido fotográfica, porque aún sigue esperando "la foto", sino humana por la cantidad de profesionales de los que se ha rodeado y con los que mantiene una amistad duradera.
Ver más
Nikon Mirrorless
Nikon Mirrorless - Montura Z
Foto de la semana
Foto de la semana 2020
Comunidad Nikonistas
Síguenos
Quiero darme de baja
Lo más Nikon
Últimos posts Nikonistas Foro
Últimos posts
DISTRIBUIDOR NIKON AUTORIZADO. Nikon es una marca registrada de Nikon Corporation. El dominio de Nikonistas.com no está relacionado de modo alguno con Nikon Corporation, ni con ninguna de sus sucursales o filiales.